Juega a ganar ganar

Mira a tu comercial con otros ojos, puede ser un gran aliado.

Tu Comercial puede ser tu Aliado

Tu comercial, ese ser humano que viene todos los meses a visitarte, es verdad que muchas veces no en el mejor momento, puedes verle como una molestia pero piensa que su objetivo principal es que a ti te valla bien, que trabajes mucho y vendas un montón, sobretodo de sus productos 😉

Muchas veces lo vemos como una molestia porque nos recuerda como nos va, el viene a vendernos y nosotros no podemos comprarle…

¿Por qué?

Muy sencillo, no tenemos suficiente trabajo, por ello no gastamos y como “la venta” nos parece algo que no va con nosotros y que nos da grima tocar, tampoco vendemos.

La preciosa estantería que tenemos en el salón y que nos regaló nuestro Socio comercial, sólo sirve para acumular polvo y producto que se desfasa día a día (más adelante hablaremos sobre la rotación de producto de venta, ahora solo te dejo un consejo, si un producto está más de dos meses en la estantería o el almacén, sin reponer, te está costando dinero).

Tu comercial, de la marca que sea, está deseoso de ofrecerte información muy valiosa y un apoyo incondicional para que tu triunfes, porque su éxito depende de ti y su sueldo también.

Es verdad que hay alguno que lo único que pretende es hacerte una venta y llenarte el almacén hasta los topes, pero a ésta mala gente y mal profesional se le ve venir.

Tu comercial viene con los bolsillos llenos de buenas ideas, de datos, de merchandising con el que puedes potenciar tus ventas y sobretodo con un paquete de Formaciones que te harán crecer como Profesional y como ser humano.

Ahora cuando vuelva a visitarte, recuerda éste post y mírale con otro ojos.

¡Aprovechate de él! lo está deseando… 😀

Me encantaría conocer tu experiencia, buena, mala o regular con tu o tus comerciales, déjanos tus comentarios, es importante compartir para crecer. Solo te pido un favor, vamos a intentar expresar nuestras opiniones sin nombres propios, ¡Gracias Compañer@!

 

almacén excelencia en compras

Reposiciones vs Compras

A la hora de hacer los pedidos un error muy común y que muchas veces lleva a gastos imposibles es confundir dos conceptos ligados a nuestro stock, “Reposiciones” y “Compras”, los dos conceptos nos llevan a llenar al almacén, pero, según se traten, puede ser beneficioso o una carga muy pesada en nuestra “caja”

Definiendo los conceptos, consideramos “Reposiciones” a la compra de producto gastado o vendido durante un periodo de tiempo, puede ser mensual, si hacemos nuestras compras mensuales o entre ofertas, ésto último, si tenemos los números claros puede ser muy beneficioso a la hora gestionar nuestro stock, si sabemos que en el primer trimestre del año anterior hemos consumido por ejemplo 24 ud. de decoloración y justo en enero hay oferta de color, podemos pedir esas 24 ud. en oferta y ahorrar costes, igual podemos hacer con otros productos como tintes (si te es complicado llevar un stock de color es porque no estás informatizad@ ¿a que esperas?).

Por otro lado con “las Compras” no referimos a producto, bien nuevo o bien que tenemos en almacén en cantidad suficiente, pero que compramos para coger una oferta o cobrar un rappel.

Ésto último se convierte en un capital inmovilizado que pesa mucho, si a éste producto no le damos una rápida rotación se convierte en un lastre.

Cuando nos presenten las ofertas o los nuevos productos, hay que evitar tomar decisiones en caliente, nosotr@s los Peluquer@s somos seres muy viscerales y cualquier cosa que nos entre por lo ojos creemos que las necesitamos “ya”.

Si no me crees, mira en tu almacén y calcula los costes de producto que llevan más de 6 meses sin movimiento, por no decir ese color fucsia maravilloso que compraste hace 6 años por que hacían una oferta de 28 + 12.

Otra opción es tener un presupuesto de compras, tu gasto en producto, sin incluir el producto de venta tiene que estar entre un 10% y un 15% sobre tu facturación sin IVA y sin incluir las ventas. Si por ejemplo ponemos que es un 15%, hay que dejar un pequeño porcentaje, por ejemplo, el 10% trimestral para incorporar novedades.

Ej: Si facturamos en servicios 10.000€/mes (recuerda que es sin IVA) el 15% es 1.500€ destinado a compras de “Reposición” y de éstos 1.500€ vamos a ir guardando el 10% (150€) para incorporar nuevos productos (“las Compras”).

Por otro lado van las ventas, ahí tenemos que ver varios factores, por un lado el margen que tenemos, las unidades de compra, la rotación del producto (si, las ventas, eso que da urticaria) y por ultimo el tiempo que tarda nuestro proveedor en servirnos.

El objetivo final de éste post y reconsiderar tener un gran stock, piensa que muchas veces, tenemos más dinero en producto almacenado que en el banco y en el almacén no produce más que polvo.

Negociar con proveedores

¿Cómo negociar con proveedores?

Negociar con proveedores en tiempos de “crisis” como son éstos, hay que mirar mucho las compras y ver que nos da uno u otro.

Ellos quieren vender tanto cómo nosotros, pero no nos van a dar “duros a cuatro pesetas” sin más y muchas veces para sacar un mayor descuento nos van a pedir comprometernos con unas cantidades surrealistas, en éstos casos tenemos que ser fríos y calculadores, por muy bien que nos llevemos con el comercial, él está defendiendo su puesto de trabajo. Por supuesto que nos va a ayudar en lo que pueda, pero dentro de unos límites.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar la reunión de antemano, hacer un presupuesto de gasto. Revisa, si puedes, cuanto gastaste el año anterior, si puedes eliminar alguna marca, pues si pides todo a un solo proveedor conseguirás mejor descuento y rappel.

Otra cifra importante es la tendencia de facturación de tu Negocio, si estás en recesión y llevas facturando un 10% menos cada año, en los últimos 3 o 4 años, haz previsiones de compras a la baja y ve con tu cifra ya a la reunión, por mucho que te lo pinte bonito y te ofrezca un 5% adicional si subes a tal o cual cifra, piensa que puedes perder el rappel, que suele estar entre un 5% y un 15% sobre la compra anual.

También se puede dar el caso de que tú negocio no sea lo suficientemente grande como para tener un contrato con la casa directamente, si estás en ésta situación tienes que negociar con un mayorista de la zona y llegar a un acuerdo, seguro que si le dices que le vas a comprar todo a él y lo cumples, te hará un buen precio, mejor en muchos casos a lo que podrías conseguir comprando esa cantidad directamente a la casa.

Éste último caso también es aplicable para los negocios de nueva apertura, no te cargues de género y compra lo justo, guarda el efectivo y piensa que los primeros dos o tres años son los peores, no te dejes engatusar y llenes el almacén.

A la hora de negociar con proveedores ésto último “llenar el almacén” ha sido una práctica habitual de muchos representantes sin escrúpulos, que ante la presión de sus superiores han cedido y al final se han cargado a muchos compañeros que podían haber salido adelante con una mejor gestión de su stock.

Otra cosa que tienes que valorar es el tiempo que tardan en servirte el genero, si te sirven en 2-3 días, a lo mejor no te interesa tener demasiado stock y puedes hacer compras según vallas gastando, ésto te va a llevar más tiempo, pero si gestionas bien el Equipo y puedes designar a uno de los miembros a ésta labor, podrás ajustar mucho las compras.

Como último decirte, que cuando dicen que no te pueden dar más, aún pueden llegar a darte más, no mucho más pero si un poco más.

También tienes que tener en cuenta que a la hora de negociar con proveedores “oficiales”, ellos te pueden dar a cambio otro valor que no es dinero en forma de descuentos o rappel, ellos tienen la posibilidad de ayudarte con formaciones específicas para el Equipo y apoyos en marketing con artículos promocionales que podrás regalar a tus clientes o colaboradores y de ésta manera incentivar la ventas.