Entradas

Tiempo de lectura: 5 minutos

Atención estas señales, te están diciendo que necesitas ayuda con la gestión de tu peluquería

Nos agobiamos en nuestro negocio de peluquería y no sabemos muchas veces porqué, creemos que no hay suficiente trabajo, que los gastos corrientes son excesivos o que se despilfarra producto, todo esto influye si, pero en un 80% de los casos, que tu negocio vaya mal, solo es causado por una mala gestión.

Estás son las señales o indicadores que te pueden dar la alerta sobre si es el momento de buscar ayuda en la gestión de tu peluquería.

 

1- No alcanzo a pagar las nóminas a fin de mes.

Es uno de los primeros signos de que algo no va bien.

Los primeros meses que pasa lo cubrimos con recursos propios, si los hay, o pidiendo financiación.

Pensando que es algo pasajero, vamos dejándolo pasar sin preparar ningún plan y sin buscar el problema de porqué te está pasando eso.

No esperes a que todo se desmorone, habla con tu Equipo y expón la situación.

Puedes buscar una solución con ell@s, a veces pueden aportarnos ideas o una ayuda inesperada.

2- No hago más que trabajar y no veo resultados en mis cuentas.

Estoy cansado de oír esto, «me mato a trabajar y no saco ni para seguir abierto».

Esta situación es una alerta muy clara de que no estas administrando bien tus recursos, humanos, económicos y/o de tiempos.

Si te pasa esto, piensa que es el momento de parar un poco y mirar que está pasando a tu alrededor.

Saca la cabeza del tocador y empieza a gestionar bien tus recursos.

3- El Equipo no me responde y hay mal ambiente en el salón.

Cuando un Equipo no responde y no trabaja unido, la mayoría de las veces es debido a una mala o nula dirección.

Imagina un barco de vela sin capitán, sin alguien que indique la dirección o que vela subir o bajar.

El caos sería tan tremendo que lo más probable es que el barco termine hundido o varado.

4- Entra mucha clientela nueva en el salón pero no veo que suba la facturación.

La falta de retención es otro indicativo que nos marca la falta de una línea a seguir.

Puede ser que tengamos una buena imagen desde el exterior y una carta de servicios atractiva, respalda por un buen producto.

Esto unido a la buena situación del salón, puede hacer que muchas personas se interesen y entren al salón.

Llevar un control de ésta clientela es fundamental, pero pero hacer un seguimiento de ella es imprescindible.

Ya he hablado antes del software que uso yo en mis salones, Pelugest, gracias a el puedo obtener listados y estadísticas muy útiles sobre mis clientes y sus hábitos de consumo. Pero tienes otros también muy potentes como Shortcuts y otro muchos.

Si te está pasando ésto puede ser por dos razones, tu servicio es de mala calidad o tus protocolos de trabajo y tu Equipo humano no da para más.

Identificar el motivo es el primer paso para poder solucionarlo.

5- No consigo mejorar el Equipo, la gente que contrato se acaba marchando.

La peluquería es un negocio de servicios y para prestar un buen servicio es fundamental tener un buen Equipo.

La selección de los integrantes del Equipo no puede tenerse a la ligera.

Hacer un buen planteamiento del perfil a buscar para seleccionar bien a los candidatos/as es la base de ello.

Evita coger a la primera persona que se ofrezca, que no lleve la necesidad, piensa que si todo va bien convivirás con ella más que con tu familia.

Redacta un anuncio atractivo y no seas racan@ con el sueldo, pero tampoco demasiado esplendid@, debe ser justo.

Detalla bien cuales serán sus competencias y haz siempre una o varias pruebas.

Y por supuesto, si ves que no encaja, indical@ que quizá tu salón no sea su sitio e invita que busque otro sitio donde trabajar.

6- Cada vez me apetece menos ir a trabajar.

Cuando las cosas van mal, es normal que intentemos evadir el problema, pero tienes que ser fuerte y buscar soluciones.

En el momento que empieces a analizar los problemas que te han llevado a ésta situación.

Y empieces a buscar soluciones a éstos problemas, la energía verás que empieza a subir.

La ganas de hacer cosas nuevas también aparecerán de nuevo.

No hay nada como tener un plan para motivarte a seguir.

7- La clientela se queja de mis precios.

Una queja, aunque parezca lo contrario, es algo positivo porque te tiene que llevar a reflexionar sobre ello.

Si solo una persona se queja, no le des importancia, pero si ves que es generalizado, empieza a indagar.

Los precios es un indicativo del servicio que aportas, si a tu clientela le parece caro es porque estas dando un servicio mediocre en función al precio que cobras.

Quizá tu Equipo no de un servicio adecuado o la calidad de los productos no esté acorde con lo que espera tu cliente.

8- No se cómo hacer que entren más clientes en mi peluquería.

Esto es muy habitual y en la época de la comunicación instantánea a mi me llama mucho la atención.

Recuerdo que hace 30 años cuando empecé en la peluquería, mis padres debían hacer verdaderos sacrificios para traer clientes al salón.

Lo más habitual en aquel entonces era el buzoneo de publicidad, bien repartiendo o enviando por correo.

Pero también recuerdo que hicieron un anuncio para los cienes locales y organizaban pasarelas trabando conjuntamente con alguna tienda de ropa de la zona.

Ahora, con las redes sociales el esfuerzo para mostrar nuestro salón y nuestros trabajos es mucho más fácil y económico.

Crear un buen plan de marketing está al alcance de cualquiera, si de ti también, hay multitud de tutoriales en internet y con cualquier móvil tienes la capacidad de hacer fotos increíbles.

Y si no te crees capaz, busca a un profesional que te ayude.

9- Por más vueltas que le doy, las cuentas no me salen.

peluquero ruina quiebra

Imagen de 1820796 en Pixabay

Lo primero que te tienes que preguntar ¿Sabes cuanto tienes que facturar para que te salgan las cuentas?

Si no sabes tu punto de equilibrio, ya puedes dar todas la vueltas que quieras que al final lo único que va a pasar es que te marees.

Aunque lo he puesto como punto final, es lo primero que debería hacer, saber cuanto tienes que facturar como mínimo cada mes o cada día para cubrir gastos.

Y entre estos gastos has de incluir, si o si, tu sueldo, no me vale que me digas que ya cobrarás cuando las cosas vayan mejor.

Si no tienes un sueldo, al final acabarás sacando dinero de la caja y es normal porque tienes que vivir.

Y si eso pasa nunca te saldrán las cuentas por más vueltas que le des.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Recientemente he hecho una consultoría sobre el traspaso de una peluquería, alguien en este caso, de fuera del mundo de la belleza.

Mi Cliente quería invertir en el sector y me pidió asesoramiento sobre un salón que le habían ofrecido.

Tras la primera reunión donde vimos los datos aportados del salón y las inquietudes de mi Cliente, procedí al estudio de la propuesta.

Buscando información, me di cuenta de la falta de ésta que hay sobre nuestro sector y por ello me he decidido ha escribir este post.

Tanto para quién quiere traspasar su salón de peluquería, como para quien quiere comenzar como propietario.

1. ¿Qué es un traspaso?

Entendemos como traspaso de un negocio la venta o cesión de la titularidad y dirección del mismo a cambio de un importe pactado.

Dentro de ésta definición, podemos también verlo como una manera de sacar un rendimiento extra después de un periodo de lucha por el negocio, en lugar de cerrarlo sin más en momentos de cambio en la vida.

Ya sea por jubilación, motivos familiares o motivos familiares.

Lo que no se debe hacer, desde mi punto de vista no es ético, es que cuando nos va mal el negocio, adornarlo un poco e intentar traspasarle el muerto a otro/a.

Y si lo que estamos es buscando un salón de peluquería para traspasar, hay que tener mucho cuidado y estudiar bien las propuestas para que no nos la cuelen.

2. Puntos a valorar en el traspaso de una peluquería.

1. Imagen de marca

Muy importante, antes de seguir invirtiendo tipo en valorar un posible traspaso es averiguar como percibe el entorno ese salón en concreto.

Debemos de ser conscientes que una mala reputación es muy difícil y costoso quitarse de encima.

Podemos averiguarlo haciendo una pequeña Encuesta alrededor del local, también es muy útil ver las valoraciones en Google maps.

2. Estudio de mercado

Saber como evoluciona el mercado en la zona es importante, si hemos hecho la encuesta previa ya tendremos información.

Pero también habría que ver otra información, como por ejemplo el estado de la población de unos 2/3 km alrededor en temas de: edad, situación laboral y poder adquisitivo.

Estos datos los puedes encontrar en España en la web del INE (Instituto Nacional de Estadística).

3. Situación – Local e instalaciones

Donde se desarrolla la actividad es imprescindible, un local céntrico pero en una calle lateral y oculto puede ser un problema.

Google maps nos ofrece información muy buena y actualizada sobre el paso de personas por la zona.traspaso de una peluqueria

Por otro lado también hemos de ver y tomar nota de las instalaciones y estado en general del salón.

Puedes usar ésta plantilla para evaluar los salones que veas: Checklist para encontrar el local perfecto

Quizá no sea tan interesante el traspaso si hay que hacer una reforma integral y actualizar toda la aparatología.

También éste punto sea beneficioso a la hora de negociar el traspaso.

Pedir y revisar el contrato de alquiler, puede haber clausulas que impidan el traspaso del mismo y hay que tener en cuenta que si el traspaso es de un autónomo el arrendador nos puede subir hasta un 20% la renta.

En caso de que seamos nosotr@s quien queramos traspasar nuestro negocio, hay que tenerlo en cuenta a la hora de hacer la valoración.

4. Motivo del traspaso

No es lo mismo un traspaso por jubilación que uno porque el/la propietari@ esté hasta el moño del salón porque no consigue hacerlo rentable.

Ésto último, evidentemente, no nos lo van a decir, pero hemos de ser picar@s e intentar que no nos la cuelen.

Por ello es tan importante recabar datos en los que basar nuestra decisión y sobre todo no dejarnos presionar.

Es mejor perder un buen traspaso que cagarla con uno malo, pues nos puede hacer un agujero que nos dañe económica y emocionalmente.

5. Capital humano – El Equipo

Hay que tener en cuenta que en un principio son ellos los que van a mantener y fidelizar a la clientela cuando falte el/la propietari@.

Los empleados con experiencia son un valor tangible para la peluquería, pero si tienen mucha antigüedad y la asumimos con el traspaso, puede ser un problema en caso de despido.

Pon atención en el «Clima laboral» del equipo, cuál es su nivel de implicación con el salón.

6. Fondo de comercio – Clientela

Muchas veces lo que buscamos es ésto y la mayoría de esas veces es lo más difícil de cuantificar y valorar.

El estudio de este apartado nos va a llevar mucho tiempo, pero debe ser exhaustivo,  actualmente la inmensa mayoría de las peluquería ya están informatizadas y los programas nos van a dar los datos que necesitamos.

Los datos principales son: clientes activos (que visitan el salón al menos 2/3 veces al año), nº de vistas por cliente/año, nº de clientes nuevos/mes y nº de clientes en la base de datos con consentimiento LOPD firmado y actualizado.

7. Datos económicos – Importe del traspaso

Dato importante es contrastar lo que nos piden por el traspaso con los datos de rentabilidad del negocio.

Antes de analizar todos los datos has de tener en cuenta la falta de «transparencia» que históricamente han tenido éstos negocios, no es en todos, pero duda de un negocio donde su viabilidad está supeditada a economía sumergida.

Una vez aclarado ésto, lo mejor es pedir los libros presentados de los tres últimos años y si tu no sabes leerlos pide ayuda profesional, no suele ser un gasto excesivo y si muy recomendable.

En todo caso te dejo un enlace a una Excel que realicé para mi Cliente y que pudiera hacer una comparativa de varias opciones:

COMPARATIVA TRASPASO DE UNA PELUQUERÍA EN EXCEL

Aquí vamos a ver por encima los gastos, ingresos y beneficios.

Un dato importante también a valorar es el almacén, siempre desechando en esa valoración los productos desfasados (colores de temporadas anteriores que ya no se usan) y productos caducados o avejentados.

El importe del traspaso ha de ser facturado por el propietario anterior, pero tened en cuenta que este importe está exento de IVA y retenciones.

En ningún caso debes hacer pagos en «B» o en «efectivo» pues no lo podrás deducir de tu cuenta de explotación ni desgravar del impuesto de sociedades.

8. Tipo de negocio – Situación fiscal

Muchas de las peluquerías, sobre todo aquellas más antiguas, están sustentadas sobre la figura de un/una autónomo/a.

En éste caso revisar las cuentas es más difícil al no tener éstos la obligación de presentarlas y hemos de fiarnos de los datos que nos de, podemos pedirle la declaración de la renta y ver los rendimientos que ha declarado.

También en éste caso, como he puesto en la parte de local habría que analizar el contrato de arrendamiento pues podría tener una clausula de no subrrogación, lo que nos llevaría a tener que negociar también con el arrendador del local.

Más fácil nos lo ponen en caso de ser una sociedad, pues adquiriendo ésta nos quedamos con los derechos y mucho ojo, con las obligaciones y deudas.

Antes de adquirir una sociedad hay que ver que obligaciones y deudas tiene con hacienda y seguridad social además de un informe de capacidad crediticia.

9. ¿Es una franquicia?

En muchos casos una franquicia nos puede ayudar, en imagen de marca, precios competitivos, formación y ayuda en la gestión.

Pero también hay que ser consciente que conlleva gastos y obligaciones que de otro modo no tendríamos.

A la hora de valorar un traspaso de una franquicia, debemos ver todo lo que ésto conlleva, pues muchas tienen un contrato de obligado cumplimiento del que la única forma de escapar es endosándoselo a oto/a.

10. Know-How

Muchas peluquerías están basadas en un «Nombre propio», quiere decir que es el salón de…. esto no lleva a pensar ¿funcionará cuando la dueña o el dueño ya no esté?

Bien, pues es una buena pregunta y solo te la puedes responder Tú.

Solo será posible la continuidad si tu profesionalidad y saber hacer es igual o superior al anterior propietario/a.

También tiene mucho que ver en esto el Equipo del salón y su capacidad para fidelizar a la clintela.

Puede ser beneficioso el pactar un periodo de transición en el cual el anterior propietari@ nos acompañe al menos los dos primeros meses, esto le dará pie a entregarnos el mando y presentarnos a los clientes como sucesor/a.

11. Valoración emocional en el traspaso de una peluquería

Esto último se da sobre todo en los países latinos, donde vemos nuestros negocios como hijos o extensiones nuestras.

Al ser así nos cuesta mucho hacer una valoración objetiva del negocio, tendiendo a sobre valorarlo.

Y por último recordarte que estoy a tu disposición si necesitas ayuda con la decisión o el proyecto, escríbeme y lo comentamos

 

[contact-form to=’julcreator@gmail.com’ subject=’Contacto EPYN – Traspaso de peluquería’][contact-field label=’Nombre’ type=’name’ required=’1’/][contact-field label=’Correo electrónico’ type=’email’ required=’1’/][contact-field label=’Teléfono’ type=’text’/][contact-field label=’País’ type=’text’/][contact-field label=’Comentario’ type=’textarea’ required=’1’/][/contact-form]

 

 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Analiza el Éxito de tu Pelu

Constantemente vemos negocios de peluquería que abren y cierran en un corto espacio de tiempo, algunos con una gran inversión en decoración e infraestructura. Salones espectaculares que ya nos gustaría tener para nosotros.

Hay muchas causas por las que éstos salones pueden no funcionar, pero éstas diez abarcan al menos el 80%.

Si al leer te identificas con alguna de ellas, ya tienes una pista para buscar una solución, también puedes esperar al siguiente post para ver las soluciones… ;-)

  1. Ubicación del local desacertada (calle de poco transito o alquiler excesivamente alto).

    Un error muy común es buscar el local más por su precio que por su situación, muchas veces es preferible pagar un poco más por un local de más transito que algo menos por un local céntrico pero escondido.Si ésta muy escondido, vamos a tener que gastarnos una fortuna en publicidad para poder captar clientes.También ocurre lo contrario, un local fantástico, muy bien ubicado, de buenas dimensiones y por un precio que nos va a lastrar y a condicionar nuestra facturación.

    No digo que ésta opción no sea viable, simplemente que hay echar muchos números y tener un plan muy estructurado para lanzarse a una aventura de éste calibre.

  2. Falta de Objetivos.

    Hay muchos centros que abren las puertas «a ver que pasa», no hacen nada para que entren los clientes, piensan que por tener un local bonito y por que ellos lo valen van a llenar desde el primer día.Al pensar así no tienen unos objetivos marcados que les lleven a buscar maneras de conseguirlos, como por ejemplo: «50 clientes el primer mes, 75 el segundo y 250 a partir del 6º mes» o bien «un tiket medio de 35€, cada cliente tenemos que conseguir que se gaste como mínimo 35€ cuando venga ya sea en servicios, vetas o ambos», otro objetivo puede ser «de cada 5 clientes que entren 3 por lo menos se tienen que cortar».Hay infinidad de opciones, pero está claro que si no te marcas ninguna, tampoco la vas a conseguir.

  3. No tener un plan Económico-Financiero o un Presupuesto (no, ésto no es solo para las grandes empresas).

    No se ve en nuestros negocios éstos planteamientos, creemos que por nuestro tamaño no lo necesitamos y estamos muy equivocados.Si no sabes de cuanto dinero dispones para gastar es muy probable que gastes de más, en nuestro tipo de negocio es muy normal que haya siempre metálico disponible para hacer pequeños gastos, los cuales si no los controlamos nos van a dar un buen quebradero de cabeza a fin de mes, cuando tengamos que pagar impuestos, nóminas o alquiler, por ejemplo.

  4. Nivel de formación del propietario baja.

    Aunque ésto nos cueste admitirlo, hay muchos propietarios de salones con una formación mediocre y que además piensan que son un pozo de sabiduría y no tienen nada que aprender.

  5. Nivel de formación del Equipo bajo.

    La formación del Equipo es más importante que la elección del producto a utilizar en nuestros salones, no se le da importancia y eso, a parte de motivar que no vuelvan los clientes, nos va a generar ansiedad al ver que tenemos que terminar haciendo nosotros todo el trabajo y que no podemos delegar.

  6. Mala elección del Equipo.

    Otras veces, por ahorrar dinero o por desconocimiento no contratamos a las personas idóneas para los puestos a cubrir, ésto nos va a repercutir a la larga en el servicio entregado.

  7. No tener ninguna propuesta de valor que nos diferencie de la competencia.

    ¿Qué haces mejor? ¿En qué destacas? ¿Es el color, los recogidos, el corte,…? Seguro que hay algo en lo que eres Experto, pues entonces ¿Porqué no lo gritas a los cuatro vientos? y si no encuentras nada, eso sería raro raro, fórmate en el área de la peluquería que más te apasione.

  8. No tener un plan de precios. (precios baratos con un servicio exclusivo = quiebra).

    Un plan de precios te ayuda a seleccionar la clientela que entra a tu salón y te limita a la hora de entregar tu producto. Lo primero es saber tus costes por servicio.Para establecer el margen lo que has de hacer es analizar varios factores (seguro hay más, pero con éstos te vale), la zona en la que ésta el salón (sobretodo el nivel económico), los precios de la competencia (no de toda, solo de aquella a la que van las clientas que tu quieres tener en tu salón) y por último lo más importante, en cuanto valoras tu trabajo.Por último un favor personal, por favor, no tires lo precios, no es bueno para ti ni para la profesión.

  9. Publicidad y Comunicación mal dirigida o inexistente.

    Éste es un coste tan imprescindible como el agua o la luz y muchas veces lo ignoramos, ¿cómo va a saber nuestro cliente qué hacemos o dónde estamos si no lo mostramos en algún sitio donde pueda verlo?Tenemos que tener un mensaje claro y repetirlo con una frecuencia constante, eso quiere decir que no hay que hacer publicidad por impulso o cuando vemos que baja la caja, hay que hacer un plan anual y tener un presupuesto asignado, independientemente de la caja, ésto solo se puede cambiar, si la caja sube, invierte más en publicidad y ¡se disparará!

  10. No tener un perfil de cliente e intentar hacer a todo.

    Cuando antes aceptemos que nuestros servicios no son para «todo» el mundo antes empezaremos a despegar.Tenemos que dejar de decir que si a todo lo que nos piden, hay veces que veo que se hacen trabajos infracobrados porqué nos da vergüenza cobrar lo que se deberíaHemos de ser conscientes que no todo el mundo puede pagar lo que cobramos por un servicio excelente o que hay gente con un estilo muy diferente al que entregamos en nuestro salón y con el que nos sentimos a gusto.

Éstos punto están muy resumidos, por ello los desarrollaremos como se merecen en futuros post.

Suscríbete y no te pierdas ninguno, también tenemos el curso del 12 de junio, aun quedan plazas ¿te lo vas a perder?