Formando mi Equipo de Peluquería

Equipo 1ª parte: Definiendo los puestos.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Equipo: Definir los puestos a cubrir.

El Equipo es la base de nuestro éxito y una de las tareas más difíciles a las que nos tenemos que dedicar.

Para que un Equipo funcione bien, es fundamental la base, una selección acertada y que cubra los puestos necesarios.

Por ello lo primero que tenemos que hacer el diseñar bien el organigrama.

Muchas veces he visto en salones que contratan a un oficial cuando, realmente, lo que necesitan es un ayudante o un aprendiz, solo porque “cuesta lo mismo”.

No digo que debamos tener el organigrama completo de oficiales, ayudantes, técnico, champunier, aprendices,… Simplemente que seamos coherentes con nuestro plan y nuestros objetivos.

Si nuestra idea es tener un salón de batalla, donde cada uno se haga sus trabajos de principio a fin y como mucho se busquen colaboraciones esporádicas entre el Equipo.

Entonces sí que tendrás que buscar todo oficiales y jóvenes con energía, porque los vas a machacar.

Pero si por el contrario, quieres un salón más estructurado y con una atención más especializada, busca cubrir los puestos que faltan en tu organigrama.

Organigrama

Organigrama básico del Equipo en un salón de peluquería

El número de miembros por cada puesto dependerá del tamaño y del volumen del salón.

Por norma general solo se recomienda que haya un Director de Salón, en caso de salones con un horario amplio o cuando el Director del Salón tenga que ausentarse, puede ser reemplazado por uno o dos encargados.

Para que el Equipo funcione bien tiene que estar bien definida la jerarquía, sin un guía, tendremos un salón lleno de autónomos enfocados en sus propios objetivos.

El organigrama del salón es mayor que éste y hay más puestos a cubrir, éste podemos definirlo como el “Equipo de producción”, es el que saca el trabajo del día a día.

Seguro que en tu salón hay algunos puestos no cubiertos, bien por el tamaño o porque no creas que son necesarios.

Lo que está claro es que son funciones, que si no hace alguien en concreto, deben de ser repartidas entre todos.

A medida que el salón crezca, deberás ir cubriendo todos los puestos con el número adecuado de miembros.

¿Sabes cuales son la funciones de cada puestos?

¿Sus tareas y obligaciones?

¿El grado de formación necesario?

¿Lo saben los miembros del Equipo?

El descenso del trabajo o los salones pequeños nos han llevado a encontrar salones donde todo el mundo hace de todo pero nadie es especialista en nada y lo peor de todo, no saben cúal es su puesto.

¿Les entregas a los nuevos miembros del Equipo un “Libro de Marca” donde se describe la historia de la Empresa, las normas, como funciona todo y el objetivo marcado?

¿Les das una descripción del puesto que van a cubrir? Que van a hacer, ante quién responden y qué obligaciones tienen.

Para ver cuántos miembros necesitas tienes que analizar tu salón, ya no vale hacerlo a ojo.

Mírate estos 3 post:

Analiza los costes fijos

La cuenta de explotación 

Los números del Salón

Si necesitas ayuda o no entiendes algo, estamos a tu disposición, preguntar no cuesta nada, usa la barra de comentarios o mándanos tu duda a través de la sección de “Contacto”

Proverbio chino:

No es tonto el que no sabe, tonto es el que no pregunta.

 

 

Enfocándonos en el equipo

Enfocándonos más en nuestro Equipo y menos en su Facturación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Enfocándonos más en nuestro Equipo, en su calidad humana y de desarrollo de la profesión creamos un entorno de armonía que propicia la afluencia de clientes y por ende el aumento de la facturación.

Antes de seguir leyendo éste post te propongo que veas el siguiente vídeo, si no lo has visto ya…

Yo, la primera vez que lo vi en un curso de gestión de Equipos me quedé pasmado, la similitud con mi Equipo de aquel entonces era increíble y la sencillez con que lo describía era pasmosa, fue como una bofetada que me hizo ver la realidad, no me gustó lo que vi pero me incentivó a solucionarlo.

Evidentemente la solución no es tan fácil como podría parecer, todos conocemos nuestro negocio, normalmente la persona “Supresiva” o “SP”, no es la última que acaba de entrar al salón y por consiguiente despedirla no es un gasto asumible.

Hay otras opciones, pero reconducir a un SP no es tarea fácil, suelen tener una posición dominante en el Equipo, con una relación amor-odio muy fuerte. Hay veces que su forma de actuar no es incordiar solo y suelen ser trabajadores económicamente rentables, lo que hace que la opción del despido produzca un fuerte agujero en nuestra caja.

También es verdad que ésto muchas veces es una ilusión y que una vez ésta persona desaparezca del salón, parte del Equipo “Hacedor” que ha estado reprimido (“Hacedor menos eficientes”) absorbe su producción de manera natural, incluso incrementándola.

Es raro que tengamos dos SP en nuestro Equipo, por su naturaleza de “Macho Alfa” venido a menos, no permite que otro le usurpe su lugar y cuando otro de su especie entra en el Equipo pronto se irá o forzará el despido; en ocasiones será una persona muy cercana a ti y a tus ojos un dechado de virtudes (motivado en gran medida por su facturación), pero por detrás intentará poner a todos (Equipo y Clientes) en tu contra.

Suele ser un Empresario frustrado y no soporta que a ti te valla bien, por eso su acoso a Tu Salón de Peluquería, como el no lo ha conseguido, le molesta que tu lo consigas.

Luego tenemos a los miembros “Hacedores de Problemas”, están en el Equipo, pero su naturaleza bipolar, unos días es el alma de la fiesta y otros no se aguantan ni ellos.

Los “Hacedores de Problemas” son fácilmente reconocibles y podemos detectarlo en los primeros meses, no son recuperables porque su comportamiento va motivado por su estado anímico y eso no lo podemos cambiar.

Dejemos de hacer de hermanitas de la caridad y no buscar Miembros en el Equipo con más problemas que nosotros, es una afirmación dura, pero si queremos sacar adelante nuestro sueño, a veces tenemos que serlo.

Por fin llegamos a los “Hacedores”, tanto si son menos eficientes como si son completamente eficientes, ellos son el motor de nuestro Salón de Peluquería, nuestro Activo más importante.

A través de ellos transmitimos y conseguimos todas nuestras metas.

A los “Hacedores” tenemos que mimarlos, motivarlos y guiarlos, estar al tanto en todo momento de sus inquietudes y muy importante, de sus problemas en el salón, para solucionarlos antes de que se conviertan en una infección.

Con los “Hacedores menos Eficientes” hay que buscar el motivo de ello, habla con ellos, quizá tengan falta de formación o no tengan claro el camino a seguir, en cualquier caso son miembros deseosos de crecer y un diamante en bruto.

Solo tienes que Guiarlos, en el post sobre Visión, Misión y Valores, ¡¡tienes una herramienta poderosa para lograrlo!!

Después de ver el vídeo y leer ésto, ¿Un Equipo más armonioso y eficiente, aumentaría Tú Facturación?

Visión, Misión y Valores

Visión, Misión y Valores ¿cómo nos puede ayudar definirlos? ¿cómo los defino?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Es algo de lo que todo el mundo habla y es realmente importante tenerlo definido en nuestro Negocio. Nos ayuda a enfocarnos en nuestros objetivos y en la toma de decisiones.

Pero, ¿qué es y cómo lo hago?

Bien, ¿qué es? es fácil de explicar, en definitiva, qué quiero, cómo lo voy a hacer y que reglas me voy a marcar para conseguirlo.

En primer lugar, ¿qué quiero conseguir?, ¿ser un referente en mi localidad, provincia a nivel nacional o mundial?, éste es un paso primordial para saber hacia donde me dirijo, puede ser un ejercicio de reflexión personal o con mis soci@s, pero imprescindible.

Una vez realizados nos va a marcar pautas de conducta, a nosotros y a nuestro Equipo, que redundará en un ahorro de tiempo y de conflictos.

Un método fantástico para definirnos ,con el que me quedé, de un genial curso de Kiko Medina fue identificarnos con una marca de coches, ¿quién no sabe algo de coches?

¿Con qué marca te identificas?

  • Un Mercedes?, buenas calidades, lujo, comodidad, seguridad, clásico,…
  • Un Porche?, moderno, deportivo, exclusivo,…
  • Un Seat?, moderno, gama media, económico, popular,…
  • Un Hunday?, moderno, juvenil, low cost,…

Seguro que sabes y hay muchos más, dale a la cabeza y busca tus cualidades para visualizarte.

Una vez que tengas definido tu tipo de salón polo en una frase, por ejemplo:

Visión: “Ofrecer un salón de lujo, con un gran producto y  servicio exclusivo” o bien “Un tipo de peluquería familiar y cercana con calidad y precio asequible”

Visualiza cada frase, una vez que tengas la tuya has de poder visualizarla.

Ya tenemos nuestra Visión, hemos decidido que va a ser: “Un tipo de peluquería familiar y cercana con calidad y precio asequible”, ahora a través de la Misión y también muy resumido, vamos a ver el marco en el que vamos a jugar.

Queremos que el Cliente se sienta como en su casa cuando venga a vernos, con la seguridad que va a conseguir unos productos y servicios de calidad, pero que no se va a llevar un susto cuando pague la cuenta.
Para crear el ambiente familiar vamos a tener servicios adecuados para todas las edades y también para caballeros, de ésta manera podrán venir hijos y maridos al salón.

Solo nos queda definir los Valores

Estas son las reglas del juego el “¿Cómo lo voy a hacer?”, nos va a marcar el camino a la hora de tomar decisiones. Para ello me ha encantado como expresa Juan José Díaz en su post “5 pasos para definir los valores de mi empresa”  la manera de hacerlo, pincha en el link para verlo.

Como ejemplo de Valores éstos podrían ser:

  1. Excelencia en el Servicio
  2. Honestidad en la recomendación de Servicios/Productos
  3. Limpieza y Orden
  4. Especialización
  5. Puntualidad

Para poder llegar a éstos Valores es fundamental, como dice Juan José Díaz, hacer un análisis de los hábitos, tanto positivos como negativos que vemos en nuestro Equipo. Según mi experiencia es bueno hacer éste ejercicio tanto entre el Equipo directivo (aunque seamos nosotros solos) y entre nuestros colaboradores, en el caso de los colaboradores y para favorecer un diálogo sin presiones, puedes nombrar un interlocutor y dejarles solos que lo analicen.

Un Ejemplo puede ser la siguiente tabla:

 

Hábitos + Hábitos –
Curiosidad Charlas entre Compañeros
Limpieza Fumar en la puerta
Calidad Desinterés por innovar
Atención Pasividad por los resultados de los trabajos
Honestidad Todos éstos hábitos negativos podemos
Imparcialidad englobarlos en una palabra: “DESIDIA”

Es importante tener claros los hábitos del Equipo, potenciar los positivos e intentar erradicar los negativos no va a acercar a nuestra Visión y nos va a facilitar la Misión.

Puede ser un ejercicio duro, el auto análisis siempre lo es, pero créeme, es imprescindible.