Entradas

Tiempo de lectura: 7 minutos

Mucho se puede hablar sobre si el negocio de peluquería es rentable, pero los datos hablan por sí mismos.

Cada vez vemos más aperturas de peluquerías a nuestro alrededor y suelen mantenerse abiertas.

O hay muchos emprendedores inconscientes o bien tiene rentabilidad.

Podemos matizar que muchos de los peluqueros o empresarios que lo hacen, abren sin un proyecto claro de negocio.

La peluquería es un sector con un margen de beneficio muy ajustado, en gran medida por los altos costes salariales que tiene que soportar.

En consultorías que he tenido con empresarios e inversores que vienen de otros sectores, vemos en los planes de negocio que, el beneficio neto no llega en la mayoría de los casos a superar el 20% de la facturación.

Lo cual tampoco es malo, piensa que habitualmente el propietario/a es peluquero/a, por lo que además del beneficio tendrá un sueldo todos los meses.

Pero por más que se hagan números, hay que tener en cuenta que el volumen de facturación es aportado por los servicios prestados por nuestros empleados y que llegado a un punto, para subir ésta facturación necesitaremos de más mano de obra.

También hay limitaciones físicas, el salón tiene un número de tocadores y lavabos.

Para entregar un buen servicio el cliente ha de estar cómodo y no apiñado.

Y limitaciones de tiempo, los servicios técnicos llevan un tiempo de ejecución y reposo que prácticamente son inamovibles.

Cuando entro en un proyecto nuevo, antes de nada preparo una hoja con los beneficios que se esperan obtener y si no consigo sacar unos números aceptables recomiendo no seguir adelante.

Otra cosa es cuando entras en un proyecto con historia y que contactan conmigo porque «no me salen los números».

Esto es así en u 80%, como he comentado al principio, por una falta de planificación inicial.

No quiere decir que no se pueda arreglar y reorientar el negocio, en la mayoría de los casos tiene solución.

Pero hay otros casos que lo mejor es, si se puede, cerrar y comenzar de nuevo desde cero en otro sitio.

Si no hacemos esto último, correrás el riesgo de convertir tu negocio en un salón de peluquería zombi, que acabará comiéndose tú patrimonio.

Puntos a revisar en tu proyecto para analizar la rentabilidad

Revisa estos puntos de tu salón y observa lo que pasa, a veces sacar un mínimo de rentabilidad es más fácil de lo que parece.

Punto 1 – Ubicación, o lo que es lo mismo, ¿dónde está o donde quieres abrir la peluquería?

La localización de nuestra peluquería es un factor determinante a la hora de calcular la facturación futura del negocio.

También el tamaño del local.

Un local en una calle de mucho paso va a ayudarnos a que nuestr@s clientes nos conozcan y que todo aquel que pase por delante se convierta en un cliente potencial.

El tamaño del local va a determinar la cantidad de público que podamos llegar a atender, así como la variedad de servicios que prestaremos.

Para poder saber más sobre éste tema y no repetirme te recomiendo leer el siguiente post:

La Ubicación de tu peluquería, aspectos a tener en cuenta.

Punto 2 – La inversión de capital

Cuando comenzamos un proyecto es muy importante saber con los recursos que contamos.

Hay muchos compañeros a los que se les nubla la mente con lo que van a poder hacer con ese dinero y se lanzan a montar un mega salón que luego no podrán rentabilizar.

Para que no te pase esto debes hacer una separación por áreas, sin importar la cantidad de capital.

  • Local (reforma y mobiliario) 35%
  • Producto inicial máximo 5%
  • 1er año de alquiler máximo 10%
  • 1er año de costes salariales 40%
  • Publicidad y marketing 10%

Cómo ves en éstos porcentajes la mitad del capital a invertir es un fondo de reserva para el primer año.

Puede que te valla de fábula desde el primer día y no lo tengas que usar, en ese caso enhorabuena.

Este capital colchón en el banco te habrá generado intereses y sobre todo, tranquilidad.

Y si al tercer año sigues sin usarlo, coge la mitad y aprovecha para reducir la deuda que tienes con el banco.

El resto déjalo, nunca sabes lo que puede pasar.

Para poder calcular los datos te recomiendo usar una hoja de cálculo como la que puedes ver en el siguiente enlace:

PLAN ECONÓMICO PROYECTO DE PELUQUERÍA

Punto 3 – La calidad del servicio a ofrecer

Recientemente he leído un articulo de la revista «TELVA» que me ha llamado mucho la atención y del que te dejo un link:

¿Dónde está la diferencia cuando una peluquería te cobra 300 euros por el tinte en vez de 60?

En el, una redactora de la revista se hace a un trabajo de color y cuenta la experiencia.

Me recuerda mucho a un experiencia gastronómica de lujo, donde el servicio, la atención y la calidad te rodea hasta el más mínimo detalle.

Te has parado ha pensar ¿qué tipo de servicio ofrecerás a tus clientes?

Te vas a guiar por los precios de tu alrededor o realmente evalúas el valor real de tu servicio más allá del coste en producto y recursos.

Evidentemente, si tu idea es abrir un salón de lujo, elige una zona acorde a ello.

De lo que me doy cuenta en este articulo es que la calidad (y el precio) del servicio, va asociado en un 80% al conocimiento de quien lo realiza.

Eso quiere decir que un servicio excelente va unido a una maestría excelente, algo que se logra con formación, continua y excelente.

Por ello, cuando revises los precios, pregúntate por el valor real que estás entregando.

También el hecho de saber de antemano la calidad de servicio que vas ofrecer, te va a guiar hacia la marca o marcas de productos que vas a usar, evalúa: la imagen de la marca, la accesibilidad (si es exclusiva, si está en muchos sitios, si se pueden adquirir sus productos en internet), la formación que te ofrece al comienzo, la formación de reciclaje anual y por último los precios de coste (sin olvidar los tipos de contrato con descuentos y rappel).

Punto 4 – El Equipo que va a entregar el servicio

Una vez que tenemos claros los 3 primeros puntos es hora de lanzarnos a buscar compañeros/as de viaje.

Este es uno de los puntos más importantes, un Equipo bien elegido y liderado es el 80% del éxito de tú negocio.

Ya he escrito varios post sobre el tema, por su importancia pero principalmente por el valor que personalmente doy a los procesos de selección y que veo que, en la mayoría de los casos se limitan a un «cutre anuncio» que suele decir: «Se busca peluquero, jornada completa sueldo a convenir», este sería el más suave de los casos, cuando no lleva faltas de ortografía.

Te recomiendo leer éste post:

10 ejemplos de anuncios mal redactados y como corregirlos

Y luego te quejas de que a los candidatos/as no hay por donde cogerlos.

Al candidato/a hay que enamorarlo desde que redactas el anuncio hasta el día que le dices adiós.

Tengo otros post, pero te recomiendo que leas los siguientes:

Equipo 1ª parte: Definiendo los puestos.
Equipo 2ª parte: preparando el material
Equipo 3ª parte: anuncio, criba, entrevista, selección y prueba.

Algo que, aunque suene duro, es así, tu Equipo es el mayor activo del Salón después de ti, pero no te debe de temblar la mano si has de despedir a quien no vale. No dudes en eliminar del Equipo a quien no aporte, porque al final acabará restando calidad y te estropeará al resto del Equipo.

Por ello yo recomiendo, desde el principio guardar, todos los meses, un 10% del monto de sueldos en una cuenta separada, este dienro te va a pagar los costes del despido sin afectar a tu patrimonio.

De ésta manera no será difícil mantener el Equipo productivo y saneado en el tiempo.

Y si consigues no tener que usarlo será un premio a tu saber hacer y al liderazgo que ejerces sobre ellos, en este caso mi enhorabuena.

Recuerda adecuar los costes salariales a las previsiones de facturación, nunca deben ser superiores al 40/45% del monto total.

Algo que no hay que descuidar y que se debe planificar y ejecutar con mucha cabeza es la contratación de familiares, ya sean directos o indirectos.

Al haber una relación más allá de la puramente laboral se pueden, y normalmente pasa, confundir los derechos y obligaciones para y por el trabajo.

Por ello yo te recomiendo elaborar por escrito, más a que a con otros colaboradores, las obligaciones y la características que debe tener para ser contratado/a.

El mundo de la empresa familiar es eso «un mundo» y dará para escribir otros post.

Pero si tienes un problema urgente sobre el tema escríbeme, lo vivo y lo he vivido, además me formé en ello, hice un máster sobre empresas familiares y te puedo guiar en el proceso.

Punto 5 – ¿Cómo te vas a dar a conocer?

Si has elegido una calle céntrica, por donde pase gran cantidad de tú publico a diario tienes una gran baza ganada, siempre que des la imagen adecuada que quieres trasmitir.

Si es una peluquería «LowCost» da imagen «LowCost» y al contrario si es una salón que vende lujo da sensación de lujo, estoy cansado de ver salones que parecen una cosa y luego son otra. Luego preguntan ¿cómo no me funciona el negocio? Imagina una pescadería que parezca desde fuera una tienda de informática…

Si no es el caso de que tu salón esté en zona de paso, o cómo método de apoyo deberás promocionarte en medios locales y sobretodo en internet.

En mi opinión lo mejor es que te apoyes en una profesional del Marketing o una agencia para que te lo lleve, pero si quieres llevarlo tú te recomiendo ésta herramienta:

Plan y calendario de marketing para peluquería

También es muy recomendable que te conozcan los comercios de la zona, sería bueno presentarse a ellos e invitarles a la inauguración (propietarios y trabajadores de los comercios) y a probar los servicios de ofreces (gratis la primera vez y con descuentos las siguientes), esto te dará publicidad boca a boca y una fuerte afluencia de la zona.

Hacer jornadas de puertas abiertas en las que enseñes tus instalaciones, presentes al Equipo y ofrezcas algún regalo suele funcionar muy bien.

Invita a tus primeros clientes a traer algún/a amigo/a y de esa manera obtener un descuento para las dos en los servicios que se realicen.

Punto 6 – Diseña un plan de ejecución y no te salgas de el,… o si :-)

Tan necesario como tener las cosas claras es escribirlas y que sigan igual de claras.

Esto es una máxima que que siempre tengo en cuenta en mis proyectos, plasmar las ideas en palabras y números.

En la cabeza todo es fácil y alcanzable, pero cuando se pasa a papel y le ponemos masa todo es distinto.

Hacer números y que salgan es toda un aventura que no te querrás perder.

Empieza describiendo punto por punto como quieres que sea el salón, puedes buscar imágenes en internet, imprímelas y pégalas, no te lo he dicho pero éste ejercicio lo mejor es hacerlo en papel y escribiendo a mano.

La fuerza que se plasma escribiendo a mano no la vas a tener con un teclado y un ordenador.

Describe minuciosamente lo que quieres conseguir, tan minucioso como te sea posible.

Describe quien quieres que sea tu cliente, incluso con nombre y apellidos.

Como quieres que sea el ambiente y describe las cualidades que quieres tenga tu Equipo.

Cuando ya no puedas aportar más detalles es el momento de cuantificar, calcula que te costaría conseguir eso (económicamente hablando).

Y qué recursos profesionales necesitas, arquitecto, financiero, marketing, decorador, formación, …

Ahora que sabes cuanto y a quién necesitas a tu lado realiza un mapa de cómo conseguirlo todo, paso a paso y recuerda que no todo es necesario pagarlo con dinero, puedes conseguir colaboraciones, te sorprendería lo que la gente está dispuesta a colaborar si le planteas un proyecto atractivo y apasionante.

Una vez hecho esto, ponte en acción y disfruta el proceso.

¿Necesitas ayuda? Cuéntame como puedo ayudarte

 

¿Te ha resultado útil el post? Déjanos tu comendatario.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Mucho se puede hablar sobre si el negocio de peluquería es rentable, pero los datos hablan por sí mismos.

Cada vez vemos más aperturas de peluquerías a nuestro alrededor y suelen mantenerse abiertas.

O hay muchos emprendedores inconscientes o bien tiene rentabilidad.

Podemos matizar que muchos de los peluqueros o empresarios que lo hacen, abren sin un proyecto claro de negocio.

La peluquería es un sector con un margen de beneficio muy ajustado, en gran medida por los altos costes salariales que tiene que soportar.

En consultorías que he tenido con empresarios e inversores que vienen de otros sectores, vemos en los planes de negocio que, el beneficio neto no llega en la mayoría de los casos a superar el 20% de la facturación.

Lo cual tampoco es malo, piensa que habitualmente el propietario/a es peluquero/a, por lo que además del beneficio tendrá un sueldo todos los meses.

Pero por más que se hagan números, hay que tener en cuenta que el volumen de facturación es aportado por los servicios prestados por nuestros empleados y que llegado a un punto, para subir ésta facturación necesitaremos de más mano de obra.

También hay limitaciones físicas, el salón tiene un número de tocadores y lavabos.

Para entregar un buen servicio el cliente ha de estar cómodo y no apiñado.

Y limitaciones de tiempo, los servicios técnicos llevan un tiempo de ejecución y reposo que prácticamente son inamovibles.

Cuando entro en un proyecto nuevo, antes de nada preparo una hoja con los beneficios que se esperan obtener y si no consigo sacar unos números aceptables recomiendo no seguir adelante.

Otra cosa es cuando entras en un proyecto con historia y que contactan conmigo porque «no me salen los números».

Esto es así en u 80%, como he comentado al principio, por una falta de planificación inicial.

No quiere decir que no se pueda arreglar y reorientar el negocio, en la mayoría de los casos tiene solución.

Pero hay otros casos que lo mejor es, si se puede, cerrar y comenzar de nuevo desde cero en otro sitio.

Si no hacemos esto último, correrás el riesgo de convertir tu negocio en un salón de peluquería zombi, que acabará comiéndose tú patrimonio.

Puntos a revisar en tu proyecto para analizar la rentabilidad

Revisa estos puntos de tu salón y observa lo que pasa, a veces sacar un mínimo de rentabilidad es más fácil de lo que parece.

Punto 1 – Ubicación, o lo que es lo mismo, ¿dónde está o donde quieres abrir la peluquería?

La localización de nuestra peluquería es un factor determinante a la hora de calcular la facturación futura del negocio.

También el tamaño del local.

Un local en una calle de mucho paso va a ayudarnos a que nuestr@s clientes nos conozcan y que todo aquel que pase por delante se convierta en un cliente potencial.

El tamaño del local va a determinar la cantidad de público que podamos llegar a atender, así como la variedad de servicios que prestaremos.

Para poder saber más sobre éste tema y no repetirme te recomiendo leer el siguiente post:

La Ubicación de tu peluquería, aspectos a tener en cuenta.

Punto 2 – La inversión de capital

Cuando comenzamos un proyecto es muy importante saber con los recursos que contamos.

Hay muchos compañeros a los que se les nubla la mente con lo que van a poder hacer con ese dinero y se lanzan a montar un mega salón que luego no podrán rentabilizar.

Para que no te pase esto debes hacer una separación por áreas, sin importar la cantidad de capital.

  • Local (reforma y mobiliario) 35%
  • Producto inicial máximo 5%
  • 1er año de alquiler máximo 10%
  • 1er año de costes salariales 40%
  • Publicidad y marketing 10%

Cómo ves en éstos porcentajes la mitad del capital a invertir es un fondo de reserva para el primer año.

Puede que te valla de fábula desde el primer día y no lo tengas que usar, en ese caso enhorabuena.

Este capital colchón en el banco te habrá generado intereses y sobre todo, tranquilidad.

Y si al tercer año sigues sin usarlo, coge la mitad y aprovecha para reducir la deuda que tienes con el banco.

El resto déjalo, nunca sabes lo que puede pasar.

Para poder calcular los datos te recomiendo usar una hoja de cálculo como la que puedes ver en el siguiente enlace:

PLAN ECONÓMICO PROYECTO DE PELUQUERÍA

Punto 3 – La calidad del servicio a ofrecer

Recientemente he leído un articulo de la revista «TELVA» que me ha llamado mucho la atención y del que te dejo un link:

¿Dónde está la diferencia cuando una peluquería te cobra 300 euros por el tinte en vez de 60?

En el, una redactora de la revista se hace a un trabajo de color y cuenta la experiencia.

Me recuerda mucho a un experiencia gastronómica de lujo, donde el servicio, la atención y la calidad te rodea hasta el más mínimo detalle.

Te has parado ha pensar ¿qué tipo de servicio ofrecerás a tus clientes?

Te vas a guiar por los precios de tu alrededor o realmente evalúas el valor real de tu servicio más allá del coste en producto y recursos.

Evidentemente, si tu idea es abrir un salón de lujo, elige una zona acorde a ello.

De lo que me doy cuenta en este articulo es que la calidad (y el precio) del servicio, va asociado en un 80% al conocimiento de quien lo realiza.

Eso quiere decir que un servicio excelente va unido a una maestría excelente, algo que se logra con formación, continua y excelente.

Por ello, cuando revises los precios, pregúntate por el valor real que estás entregando.

También el hecho de saber de antemano la calidad de servicio que vas ofrecer, te va a guiar hacia la marca o marcas de productos que vas a usar, evalúa: la imagen de la marca, la accesibilidad (si es exclusiva, si está en muchos sitios, si se pueden adquirir sus productos en internet), la formación que te ofrece al comienzo, la formación de reciclaje anual y por último los precios de coste (sin olvidar los tipos de contrato con descuentos y rappel).

Punto 4 – El Equipo que va a entregar el servicio

Una vez que tenemos claros los 3 primeros puntos es hora de lanzarnos a buscar compañeros/as de viaje.

Este es uno de los puntos más importantes, un Equipo bien elegido y liderado es el 80% del éxito de tú negocio.

Ya he escrito varios post sobre el tema, por su importancia pero principalmente por el valor que personalmente doy a los procesos de selección y que veo que, en la mayoría de los casos se limitan a un «cutre anuncio» que suele decir: «Se busca peluquero, jornada completa sueldo a convenir», este sería el más suave de los casos, cuando no lleva faltas de ortografía.

Te recomiendo leer éste post:

10 ejemplos de anuncios mal redactados y como corregirlos

Y luego te quejas de que a los candidatos/as no hay por donde cogerlos.

Al candidato/a hay que enamorarlo desde que redactas el anuncio hasta el día que le dices adiós.

Tengo otros post, pero te recomiendo que leas los siguientes:

Equipo 1ª parte: Definiendo los puestos.
Equipo 2ª parte: preparando el material
Equipo 3ª parte: anuncio, criba, entrevista, selección y prueba.

Algo que, aunque suene duro, es así, tu Equipo es el mayor activo del Salón después de ti, pero no te debe de temblar la mano si has de despedir a quien no vale. No dudes en eliminar del Equipo a quien no aporte, porque al final acabará restando calidad y te estropeará al resto del Equipo.

Por ello yo recomiendo, desde el principio guardar, todos los meses, un 10% del monto de sueldos en una cuenta separada, este dienro te va a pagar los costes del despido sin afectar a tu patrimonio.

De ésta manera no será difícil mantener el Equipo productivo y saneado en el tiempo.

Y si consigues no tener que usarlo será un premio a tu saber hacer y al liderazgo que ejerces sobre ellos, en este caso mi enhorabuena.

Recuerda adecuar los costes salariales a las previsiones de facturación, nunca deben ser superiores al 40/45% del monto total.

Algo que no hay que descuidar y que se debe planificar y ejecutar con mucha cabeza es la contratación de familiares, ya sean directos o indirectos.

Al haber una relación más allá de la puramente laboral se pueden, y normalmente pasa, confundir los derechos y obligaciones para y por el trabajo.

Por ello yo te recomiendo elaborar por escrito, más a que a con otros colaboradores, las obligaciones y la características que debe tener para ser contratado/a.

El mundo de la empresa familiar es eso «un mundo» y dará para escribir otros post.

Pero si tienes un problema urgente sobre el tema escríbeme, lo vivo y lo he vivido, además me formé en ello, hice un máster sobre empresas familiares y te puedo guiar en el proceso.

Punto 5 – ¿Cómo te vas a dar a conocer?

Si has elegido una calle céntrica, por donde pase gran cantidad de tú publico a diario tienes una gran baza ganada, siempre que des la imagen adecuada que quieres trasmitir.

Si es una peluquería «LowCost» da imagen «LowCost» y al contrario si es una salón que vende lujo da sensación de lujo, estoy cansado de ver salones que parecen una cosa y luego son otra. Luego preguntan ¿cómo no me funciona el negocio? Imagina una pescadería que parezca desde fuera una tienda de informática…

Si no es el caso de que tu salón esté en zona de paso, o cómo método de apoyo deberás promocionarte en medios locales y sobretodo en internet.

En mi opinión lo mejor es que te apoyes en una profesional del Marketing o una agencia para que te lo lleve, pero si quieres llevarlo tú te recomiendo ésta herramienta:

Plan y calendario de marketing para peluquería

También es muy recomendable que te conozcan los comercios de la zona, sería bueno presentarse a ellos e invitarles a la inauguración (propietarios y trabajadores de los comercios) y a probar los servicios de ofreces (gratis la primera vez y con descuentos las siguientes), esto te dará publicidad boca a boca y una fuerte afluencia de la zona.

Hacer jornadas de puertas abiertas en las que enseñes tus instalaciones, presentes al Equipo y ofrezcas algún regalo suele funcionar muy bien.

Invita a tus primeros clientes a traer algún/a amigo/a y de esa manera obtener un descuento para las dos en los servicios que se realicen.

Punto 6 – Diseña un plan de ejecución y no te salgas de el,… o si :-)

Tan necesario como tener las cosas claras es escribirlas y que sigan igual de claras.

Esto es una máxima que que siempre tengo en cuenta en mis proyectos, plasmar las ideas en palabras y números.

En la cabeza todo es fácil y alcanzable, pero cuando se pasa a papel y le ponemos masa todo es distinto.

Hacer números y que salgan es toda un aventura que no te querrás perder.

Empieza describiendo punto por punto como quieres que sea el salón, puedes buscar imágenes en internet, imprímelas y pégalas, no te lo he dicho pero éste ejercicio lo mejor es hacerlo en papel y escribiendo a mano.

La fuerza que se plasma escribiendo a mano no la vas a tener con un teclado y un ordenador.

Describe minuciosamente lo que quieres conseguir, tan minucioso como te sea posible.

Describe quien quieres que sea tu cliente, incluso con nombre y apellidos.

Como quieres que sea el ambiente y describe las cualidades que quieres tenga tu Equipo.

Cuando ya no puedas aportar más detalles es el momento de cuantificar, calcula que te costaría conseguir eso (económicamente hablando).

Y qué recursos profesionales necesitas, arquitecto, financiero, marketing, decorador, formación, …

Ahora que sabes cuanto y a quién necesitas a tu lado realiza un mapa de cómo conseguirlo todo, paso a paso y recuerda que no todo es necesario pagarlo con dinero, puedes conseguir colaboraciones, te sorprendería lo que la gente está dispuesta a colaborar si le planteas un proyecto atractivo y apasionante.

Una vez hecho esto, ponte en acción y disfruta el proceso.

¿Necesitas ayuda? Cuéntame como puedo ayudarte

 

¿Te ha resultado útil el post? Déjanos tu comendatario.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Tiempo de lectura: 6 minutos

Tiempo de lectura: 4 minutos

5 pasos para ganar más con tu Peluquería

A veces nuestra pasión por la Peluquería nos hace olvidar que es un negocio y descuidamos aspectos esenciales del día a día del Salón.

Paso 1
Potenciar la venta de productos

Es el gran handicap de casi todos los Salones con lo que he trabajado, lo pongo en primer lugar porque, inicialmente es lo que más rápidamente nos puede dar resultados.

El estar en un sistema excesivamente consumista, nos ha llevado a aborrecer que «nos vendan» y por ello nos da vergüenza «vender».

Pero paradójicamente nos encanta comprar.

Se que te lo han dicho muchas veces y estoy seguro que ya lo sabes, pero, lo que no compren en tu salón, lo comprarán en otros sitio, ya sea una tienda de productos de peluquería, una gran superficie o una farmacia.

Excusas puedes, Tu y tu Equipo, poner todas las que quieras, pero al final todas tienen solución.

Por ejemplo:

  • «Los productos que tengo en el Salón son caros». ¿Comparados con que?¿No son de calidad?
    Algo caro es, un producto que no vale lo que pagas por el. Si vas a un restaurante, comes mal, te atienden mal y está sucio, te cobren lo que te cobren te va a resultar caro.
    Si crees que tus clientes no pueden pagar la calidad de los productos que vendes, cambia a otros de menor calidad.
  • «El cliente no tiene dinero». ¿Y tú cómo lo sabes? Déjale decidir a él o ella.
    Ofrece el producto y deja la decisión para ellos.
  • «Me da verguenza ofrecerlo». ¿Por qué? ¿No crees en el producto que vende? ¿No tienes suficiente información sobre lo que hace?
    Tienes que conocer los productos que vendes, usalos, lee la información que te proporcione la casa y enamórate de él, si lo haces así no habrá venta que se te resista.
  • «No me gusta vender». Este bloqueo es fácil de vencer, recuerda una cosa, Tú no vendes, recomiendas y quien realmente compra, es el cliente.

Paso 2
Recomendar servicios

Si crees que el cliente necesita un tratamiento, un cambio de color u otro servicio del Salón, díselo, él confía en que lo hagas.

A veces, por miedo a atosigar o molestar al cliente, no le recomendamos lo que necesita hacerse y al final ese cliente acaba haciéndolo en otro Salón, con lo que perdemos el servicio y el cliente.

Si tienes estética, recomienda los servicios, haz venta cruzada.

El Equipo tiene que estar a la última, que todo el mundo pruebe todos los servicios que se hagan en el salón.

No hay mejor manera de recomendar que aquello que hemos probado y que nos ha gustado.

Y los cambios, lo mejor, si tu te haces un color de moda seguro que alguien te lo pide.

Importantísimo, estar siempre a la última de servicios y tratamiento.

No dejes de investigar, buscar, ir a presentaciones.

Y no dejes tampoco de proclamarlo a los cuatro vientos en tu web, tu página de Facebook, Instagram o la red social que uses para promocionarte.

No hay nada que les guste más a tus clientes como ver que no te quedas estancad@.

Paso 3
Agendar la próxima visita al salón

Hay que conseguir que «todos» los clientes vengan como mínimo una vez al mes al Salón.

El tinte a las 3 semanas tiene ya una raíz de espanto.

El corte, ya sea de puntas o de estilo hay que ajustarlo todos los meses.

Quién no se peina por lo menos una vez al mes para ir perfecta esa noche que sales.

Los cortes actuales de caballero hay que retocarlos una o dos veces al mes para llevarlos perfectos.

Habla con tu cliente, interesate por sus eventos, sus necesidades y aprovecha las oportunidades.

Recuerda que cada visita te va a aportar tres beneficios:

  1. El cliente paga por sus servicios.
  2. Es una oportunidad para hacer una venta.
  3. Su entorno va a verle y le va a preguntar, puedes conseguir un nuevo cliente

Recuerda todo ésto cuando vayas a cobrarle y concerta la próxima cita, siempre antes de 30 días.

Y muy importante, el día antes llama para confirmar la cita,

  • Si se ha olvidado, se lo recordarás.
  • Si no puede ir, agenda otra fecha y no perderás esa hora esperando.
  • Te lo agradecerá, pues notará que te preocupas por él o ella.

Paso 4
Mantener informado y motivado al Equipo

O no!! ya me vas a hablar otra vez de las reuniones de personal.

Pues si!! Perdona si insisto tanto, pero no hay nada más rentable para el negocio que la comunicación, la comunicación y la comunicación.

Una pequeña reunión a la semana, además de unir lazos, te va a ayudar a mantener informado al Equipo.

¿Cómo van a vender el último tratamiento que has traído si no lo conocen?

Marca objetivos medibles semanalmente y convertirlo en un juego.

El ser humano es competitivo por naturaleza y si la competencia es sana, será un aliciente muy motivador para todos.

Busca objetivos que sean conseguibles, no busque quimeras imposibles, porque entonces obtendrás el resultado contrario.

Las reuniones también van a conseguir resolver los problemas cotidianos, que siempre surgen y que si se enquistan pueden corromper el Equipo.

Paso 5
Apuntar «todo» en el ticket

El beneficio de tu salón está mermando cada vez que no se apunta un servicio, pierdes por lo que dejas de ingresar y por el producto/tiempo gastado.

Tu cliente no va a apreciar que no le cobre ese «pequeño» arreglo de puntas que le has hecho en 10 minutos y tu has dejado de ingresar por tu trabajo y saber hacer.

Además, con esta acción harás que no se haga un corte completo hasta el mes siguiente, con ello pierdes una visita.

Los olvidos en los tratamientos de lavabo, son un agujero sin fondo, ni pagados ni agradecidos.

O el olvido de aplicar una ampoya o loción, empiezas a sumar y a fin de mes tienes un agujero importante, al cabo del mes puedes significar un hasta un 5% o 10% de tu facturación, más el gasto de tiempo y producto realizado.

Hay que hablar con el Equipo y evitar los «olvidos» y las «invitaciones».

Conclusión

Con estas cinco pequeñas acciones verás cómo en poco tiempo notarás la subida de caja.

¿Hay algo que hayas hecho tú y te ha funcionado?

¡Deja tu aportación en comentarios y ayuda a la Comunidad!

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Reflexión

Esta crisis se está haciendo larga, muy larga y en la mayoría de los casos está acabando con negocios de muchos años.

 

No es una crisis como las anteriores y ese está siendo el problema.

 

Fundamentalmente están creciendo los negocio más jóvenes, en el caso de las tecnológicas, se llaman startup.

 

No triunfan porque sean tecnológicas y porque vivamos en el mundo de las tecnologías.

 

Triunfan porque hacen las cosas de un modo diferente e innovador.

 

En crisis anteriores, el modus operandi era hacer recortes, ahorrar y aguantar el tipo hasta que pasara el temporal.

 

En esta vemos que pasa el tiempo y no se soluciona.

 

Nos quejamos de que no hay crédito y que por ello no se soluciona el problema.

 

Se ha recortado tanto en las empresas, que la calidad ha bajado hasta el punto, que ya no se puede cobrar lo que se cobraba.

 

Y entonces se empiezan a hacer ofertas.

 

Se hacen ofertas, no para atraer más público, sino para adecuar el precio al nivel del servicio.

 

Si estamos al día sobre nuestro sector, vemos, que hay cadenas que no paran de crecer y salones que destacan, y no por sus precios de saldo.

 

En éste momento de crisis, nosotros creemos que, el modelo de peluquería ha de ir hacia la Excelencia.

 

Hay que cambiar la manera de pensar y hacer.

 

Eliminar nuestros paradigmas.

 

Porque como en toda evolución, hay que cambiar, interiorizar los cambios y tener la mente abierta para seguir haciéndolo.

 

Si te gustado el post, compártelo y serás participe del cambio y del éxito de tus conpañer@s.

 

Gracias por seguirnos y contribuir al nacimiento de un nuevo modelo de Excelencia en la Peluquería.

 

Tiempo de lectura: 2 minutos

Propósito

Ya sé que Tú eres Peluquer@, así te sientes, así te defines y eso no lo vamos a cambiar, pero qué te parece si empezamos por definir la palabra Peluquero

Vamos a diseccionar un poco ese Profesión que te apasiona y te vuelve loc@, dirigiéndolo hacia lo útil que eres para otros y como ayudas a la sociedad (como empresari@ y cómo Peluquer@).

Precisamente en la definición la gente se pierda y se vea más o menos cercana a la definición que él tiene por peluquero.

Así que habría que empezar definiendo que es ser un peluquero según el diccionario de la lengua española (RAE):

Peluquero, ra

  • y f. Persona que tiene por oficio, cortar el pelo o hacer y vender pelucas, rizos, etc.

  • y f. Dueño de una peluquería.

Qué cualidades hay que tener y en consecuencia que preparación has de haber tenido para poder desempeñar esa profesión.

Equipararla con otra actividad donde de sobra sabemos que el profesional que la ejerce tiene una formación, y titulación que acreditan que sabe todo lo necesario para desempeñar dicha tarea Dentista, Médico, Arquitecto, etc.

¡Y aun así estos profesionales se confunden y cometen barbaridades!

Así que en menor medida nosotros también cometemos errores y eso es algo por lo que nadie paga.

¡No puedes cometer errores!

Te pagan justo por lo contrario.

Por dar soluciones a problemas relacionados con el cabello y la imagen del cliente

Ahora volvamos al propósito y una vez definido correctamente mira que sabes, que no sabes, después pon una rápida y eficiente solución que repare y rellene esas áreas que traerán prosperidad a tu negocio.

¡Y lo más importante a ti como persona!

No puedes ser Mediocre!!!

La vida está llena de especies que han sobrevivido al entorno, solo porque se han hecho más fuertes y resistentes, además de ofrecer al resto de las especies, una utilidad en la supervivencia de todo lo que le rodea!

Insisto: se responsable y ayuda.

En ese camino serás más profesional, mejor persona, mejor jefe y habrás hecho algo por mejorar la vida de los que te rodean.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Intercambio en el Equipo, fundamental para entregar Excelencia

Hasta ahora hemos abordado el tipo de intercambio que realizamos con los «Clientes que pagan» y cómo ello influye en nuestra prosperidad, pero no podemos descuidar el intercambio con nuestros colaboradores/empleados/o todo aquel que reciba un sueldo por el trabajo realizado dentro de nuestro negocio.

Si el intercambio entre las dos partes, empleados y jefes está equilibrado, la relación que genera es muy productiva y satisfactoria para todas las partes con el consiguiente resultado.

Recuerda que el intercambio es bidireccional, nunca podemos exigir lo que no damos y hay que tener presente, que algunos individuos no tienen la naturaleza de dar.

Tan desastroso es dar de más, cómo dar de menos en ambos sentidos.
Si das de más, te sentirás mal, al ver que no obtienes una respuesta acorde a tu esfuerzo y la otra parte tardará muy poco en ver que abusa.
Esta situación afecta al resto de los integrantes del Equipo, que ven que el esfuerzo no se recompensa, pues da igual lo que hagan, su esfuerzo no es valorado.

Un intercambio en Abundancia entre el Equipo es fundamental para poder entregar un servicio Excelente.

Siempre que falla el intercambio o hay una mala percepción de éste, la actitud y la comunicación falla.

En nuestra opinión, no todos los Equipos pueden llegar a la Excelencia y diseñar una estructura enfocada a nuestro «PROPÓSITO» nos va a señalar los miembros que sobran o faltan.

El Equipo debe reunir los niveles óptimos de conexión, capacidad, pasión y compromiso, adecuado con nuestro Propósito, para poder caminar en la ruta de la Excelencia.

Al ser un modelo de mejora continua, no tratamos de buscar a los mejores, porque la misma expresión «mejor» anula la capacidad de seguir mejorando.

Ejemplos de intercambio entre el Propietario y el Equipo

Un tipo de intercambio con el Equipo muy habitual, se da en cuanto al salario, si éste no es percibido como una compensación justa, sucede que:

El Equipo boicotea el salón.

Aumentan las ausencias y bajas.

No se observan las reglas básicas de comportamiento.

Se vuelven críticos con todo

Esto lleva a un bajo de nivel de energía en el Equipo y la comunicación se resiente.

Todo crea un mal ambiente que ahuyenta al Cliente.

Un intercambio justo es cuando se paga el sueldo pactado, por las horas de trabajo contratadas, recibimos exactamente lo que pagamos.

Al no haber ningún incentivo extra, este tipo de intercambio, nos lleva a un camino lineal y que no produce Excelencia.

Si bien es verdad que no hay motivo de crítica, el acomodo por las partes impide el crecimiento.

Al ser un intercambio en equilibrio, el más mínimo desajuste puede desestabilizar al Equipo.

Cuando, además del sueldo pactado, premiamos la productividad con incentivos.

El Equipo está motivado, siempre que el cálculo de la productividad sea adaptado al momento y genere crecimiento.

La productividad debe tener una parte individual y otra de Equipo para que genere cohesión.

Los datos sobre la situación respecto a los objetivos debe estar siempre accesible para que motive el progreso.

Un intercambio hacia la excelencia se produce, cuando además de un sueldo acorde con la valía e incentivado con la productividad, se acompaña de:

Formación adecuada al puesto y al propósito.

Objetivos claros.

Un organigrama definido.

Comunicación bidireccional.

Actividades en Equipo.

En definitiva, si seleccionamos y mimamos a nuestro Equipo, la percepción que tenga el «Cliente que paga» de nosotros será imborrable y atractiva.

Procura que tu equipo te mime, eso es señal de que todo va sobre ruedas

Tiempo de lectura: 3 minutos

Vamos a contar servicios… para hacer la radiografía de nuestro salón.

Cuando surgen los problemas no es debido a un acontecimiento actual o reciente, en la mayoría de los casos es motivado por una falta de solidez en la estructura inicial del negocio, en un momento determinado y ante el crecimiento (creciente o decreciente) del negocio, fallan los procesos, por no haber previsto las acciones, que nos marcaran el camino a seguir, en éstas o aquellas circunstancias.

Todos los consejos que vamos a ver en éste Blog, sin tu ayuda activa, no valen para nada.

De qué sirve que leyendo por la noche o en tus ratos libres te emociones pensando; “Eureka! Ya tengo la solución “, cuando leas un post que alude directamente a Tú problema, si cuando llegues mañana a la pelu, te vuelves a liar con llamadas, trabajo y apagar fuegos.

Para poder conseguir resultados con nuestro método, debes reservar unas horas, principalmente a primera hora de la mañana (es el momento más productivo para éstas tareas) antes de empezar con la vorágine del salón, intenta entrar media hora antes de abrir.

Éste tiempo lo vamos a dedicar a realizar el trabajo de “gestión” y “planificación” de Tú Negocio, tu momento «Empresario», debes tomarte ésta tarea como algo inamovible y más importante que peinar a la Sra. X

Sí esa en la que estás pensando, la que llega siempre a deshora y con prisas, la que al final ni siquiera te agradece tu esfuerzo y tu Arte.

Éste tiempo que le dediques será el que te ayude a administrar y hacer crecer tu negocio, en definitiva, a pagar las facturas a fin de mes y a vivir más tranquilo, obteniendo un beneficio real de Tú Negocio.

Los comienzos son duros y lo sabes, pero continuar en el tiempo muchas veces lo es más, por ello estarás conmigo en que primero tenemos que hacer una radiografía del salón.

Los números del salón en Excel, vamos a contar servicios!

Si tienes un programa de gestión para la peluquería y lo usas, éste proceso te será relativamente rápido y fácil, si no, te toca sacar las cajas de ticket y empezar a contar, para facilitarte la labor te voy a dejar una hoja de cálculo donde rellenar todos los datos que usaremos en el proceso.

 

 

Los números del salón.xls

Tienes que sacar los números de mínimo de un año atrás, pero si lo haces de 3 o 5 años sería lo ideal para tener un mapa más preciso de la situación actual.

Estos datos no nos van a dar solo lo que entra y sale o el volumen de trabajo que tenemos, nos va a trazar un mapa de cómo y porqué hemos llegado a la situación actual, indicándonos las áreas a potenciar y validando los resultados de los cambios que se vayan realizando, mostrando los progresos.

Ésta es la primera fase de un proceso de cambio y debemos dar un margen en el tiempo para empezar a ver los resultados, esto es, un mínimo de 12 meses, vale que tu situación puede ser crítica y que no creas que tienes ese tiempo, si de verdad es así, y digo de verdad porque muchas veces el panorama no es tan malo como parece, quizá deberías plantearte la opción de cerrar, ésta a veces es la mejor solución y la trataremos en profundidad en un próximo post.

Otra opción menos drástica, si crees realmente en la viabilidad del negocio es calcular cuanto te costaría mantenerte abierto durante un año y pedir un crédito al banco, ésto te va a dar la tranquilidad del día a día y te centrará en el negocio, eso sí, no desparrames, ese dinero es «solo» para pagar los gastos fijos y seguir abierto hasta que salgas a flote.

Durante estos doce meses vamos a ir introduciendo y midiendo cambios, así vamos a ver cómo van influyendo en nuestra cuenta de resultados, iremos afilando las tijeras que nos lleven al siguiente nivel.

Ahora, descarga la hoja de cálculo y ponte a contar!!

Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando pones los precios de los servicios, ¿te has preguntado el «Valor» que entregas a cambio?

Si es verdad, o debería serlo, que para determinar el precio de un servicio hay varios aspectos «Tangibles» a tener en cuenta:

  • Coste de producto
  • Coste en tiempo, de personal y uso del salón
  • Gastos generales (luz, agua, gasto financiero, gestoría,…)
  • Marketing y publicidad
  • Beneficio

Pero también tienes que contar o debes definir el valor «Intangible», aquel que no se ve, pero que el cliente percibe y comenta.

Porque éste es la semilla de la Excelencia, la que propicia el boca a boca.

Un ejemplo claro, aunque no equiparable, es la sensación que percibes cuando pides una consumición en un bar.

Te ponen algo distinto a lo que has pedido o te cobran de más, añadiendo a la cuenta productos extra de los que no te habían informado. Ésta es una sensación de engaño, esto se considera timo.

Otra opción es, te ponen la consumición, pero el vaso está sucio y no te ponen hielo. Entonces lo consideramos un intercambio parcial.

En un intercambio justo, te ponen la consumición que has pedido y te tratan correctamente. Recibes exactamente lo que has pedido, ni más ni menos.

La última opción, recibes tu consumición, perfectamente preparada, el camarero te pregunta por tus gustos y en base a ellos te trae una tapa exquisitamente preparada, el entorno está impecable, limpio y ordenado. Aquí está el intercambio en abundancia, o el modelo de «Excelencia».

¿Cuál de ellos te hará repetir y hablar del sitio a tus amigos?

Ahora vamos a extrapolarlo a nuestro modelo de negocio, la peluquería.

Enfocado a la clienta:

Caso 1, «Estafa»

Una clienta llega al salón,para asesorarse sobre un tratamiento y el peluquero le vende el más caro, aunque no le solucione lo solicitado.

Caso 2, «Intercambio parcial»

En otro caso, la clienta entra, todos la ignoran, al final el encargado se acerca, le ofrece un bata y la sienta en recepción.

Al rato le preguntan, ¿qué se va a hacer? «las raíces» y si más, la sientan la ponen un tinte en la raíz y vuelta a esperar.

Por fin la peinan, también sin preguntar.

Durante el proceso se ha enterado de los problemas del encargado, el estilista y la esteticista, además de los desvaríos en los programas del corazón.

Al final sale con las raíces hechas, pero con un peinado que no ha pedido y una sensación de haber estado fuera de lugar.

Caso 3, «Intercambio justo»

En ésta ocasión, la clienta es atendida en recepción, se le hace el corte de puntas que pide y le alisamos con la plancha como nos solicita. Se le cobra y se va.

Caso 4, «Intercambio en abundancia»

Ahora bien, la clienta entra, es atendida por el responsable, mientras la invita a un café o un té, él se interesa por su visita al salón.

Recoge información sobre sus gustos e intereses.

En base a ésta información le aconseja sobre el trabajo a realizar y lo coordina con los responsables de cada área.

Ésta pendiente de la evolución del servicio.

Mientras le realizan el servicio lo van aconsejando sobre cómo ha de mantener el cabello en casa o maneras de peinarse, trucos de maquillaje.

Le informan sobre otros servicios que se hacen en el salón.

Al finalizar el responsable se interesa sobre el resultado final y si se lleva algún producto, le informa sobre su uso.

Agendan la siguiente visita de mantenimiento del trabajo realizado y la acompaña a la salida.

Una semana después el responsable del salón realiza una llamada a la clienta para interesarse en la evolución del trabajo y en el uso de los productos adquiridos.

Éste tipo de intercambio es el que te hace crecer en todos los sentidos y te mantiene en el camino de la Excelencia.

¿Te ves reflejad@?

Si tú fueras la clienta, ¿cuál te gustaría recibir?

¿Piensas que es más caro entregar uno que otro?

¿Es la pereza tu justificación para no hacerlo?

¿Piensa que es culpa del Equipo que no se haga así?

¿Cuál es tu comportamiento?

¿Quiéres una hoja de ruta para conseguir el cambio?

En el próximo post hablaremos del intercambio entre el propietario y el equipo. Porque tan importante es el producto que entregamos al cliente como el que nos entregamos entre el Equipo.

«La excelencia empieza desde dentro»

Tiempo de lectura: 2 minutos

Antes de meternos de lleno en conseguir la Excelencia, que por cierto suena muy bonito, hay que comprender lo que significa la palabra en sí y de donde procede.

Definición según la Real Academia de la Lengua Española:

1. f. Superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo.
2. f. Tratamiento de respeto y cortesía que se da a algunas personas por su dignidad o empleo.
Proviene del Latín excellentia (cualidad que sobresale) y que está formada por excellens, excellentis (excelente), participio del verbo excellere (sobresalir) y formado con ex- (de un interior a un exterior).

Mi visión personal de la Excelencia

La Excelencia, como yo la veo, puede compararse con un huerto y su cosecha; podemos arar de cualquier manera y aun así airearemos la tierra, plantar las semillas esparciéndolas al viento y aun así crecerán, regar hoy si y mañana no, sin medir la cantidad y un así la cosecha crecerá; también podemos arar ordenadamente, con una estructura eficiente, sembrar en el lugar adecuado, regar con la frecuencia y en la cantidad exacta; podemos evaluar los resultados, e ir haciendo ajustes para mejorar la calidad y la producción; e inevitablemente, después del tiempo establecido, la cosecha crecerá.

En los dos casos la cosecha tardará lo mismo en crecer, pero en una obtendremos una cosecha mediocre y en la segunda una cosecha excelente y la siguiente vez, mejor.

Ante la creencia general, que producir en Excelencia supone un esfuerzo extra o más tiempo de producción; en mi creencia no es así, es verdad que supone más concentración en lo que se hace, menos modo «automático», pero por ende, más atención en el trabajo que realizamos.

Si de verdad te gusta tu profesión, dedicarle toda tu atención significa más disfrute.

También se suele confundir con un objetivo, cuando en realidad es un camino de mejora constante.

Reflexión

Una pregunta que te hago, ¿Por qué aceptar que se entregue un servicio peor de lo que se puede hacer?

Y por último, ¿Piensas que un servicio hecho de forma mediocre y luego corregido, será mejor que uno hecho simplemente bien desde el principio?

Recuerda: hacerse preguntas y no tener miedo a responderlas es la más maravillosa manera de crecer.

Solo la excelencia predice un resultado óptimo que ayuda al crecimiento continuo!!!
Todo lo demás es suerte o ruina!