Entradas

Tiempo de lectura: 7 minutos

Mucho se puede hablar sobre si el negocio de peluquería es rentable, pero los datos hablan por sí mismos.

Cada vez vemos más aperturas de peluquerías a nuestro alrededor y suelen mantenerse abiertas.

O hay muchos emprendedores inconscientes o bien tiene rentabilidad.

Podemos matizar que muchos de los peluqueros o empresarios que lo hacen, abren sin un proyecto claro de negocio.

La peluquería es un sector con un margen de beneficio muy ajustado, en gran medida por los altos costes salariales que tiene que soportar.

En consultorías que he tenido con empresarios e inversores que vienen de otros sectores, vemos en los planes de negocio que, el beneficio neto no llega en la mayoría de los casos a superar el 20% de la facturación.

Lo cual tampoco es malo, piensa que habitualmente el propietario/a es peluquero/a, por lo que además del beneficio tendrá un sueldo todos los meses.

Pero por más que se hagan números, hay que tener en cuenta que el volumen de facturación es aportado por los servicios prestados por nuestros empleados y que llegado a un punto, para subir ésta facturación necesitaremos de más mano de obra.

También hay limitaciones físicas, el salón tiene un número de tocadores y lavabos.

Para entregar un buen servicio el cliente ha de estar cómodo y no apiñado.

Y limitaciones de tiempo, los servicios técnicos llevan un tiempo de ejecución y reposo que prácticamente son inamovibles.

Cuando entro en un proyecto nuevo, antes de nada preparo una hoja con los beneficios que se esperan obtener y si no consigo sacar unos números aceptables recomiendo no seguir adelante.

Otra cosa es cuando entras en un proyecto con historia y que contactan conmigo porque «no me salen los números».

Esto es así en u 80%, como he comentado al principio, por una falta de planificación inicial.

No quiere decir que no se pueda arreglar y reorientar el negocio, en la mayoría de los casos tiene solución.

Pero hay otros casos que lo mejor es, si se puede, cerrar y comenzar de nuevo desde cero en otro sitio.

Si no hacemos esto último, correrás el riesgo de convertir tu negocio en un salón de peluquería zombi, que acabará comiéndose tú patrimonio.

Puntos a revisar en tu proyecto para analizar la rentabilidad

Revisa estos puntos de tu salón y observa lo que pasa, a veces sacar un mínimo de rentabilidad es más fácil de lo que parece.

Punto 1 – Ubicación, o lo que es lo mismo, ¿dónde está o donde quieres abrir la peluquería?

La localización de nuestra peluquería es un factor determinante a la hora de calcular la facturación futura del negocio.

También el tamaño del local.

Un local en una calle de mucho paso va a ayudarnos a que nuestr@s clientes nos conozcan y que todo aquel que pase por delante se convierta en un cliente potencial.

El tamaño del local va a determinar la cantidad de público que podamos llegar a atender, así como la variedad de servicios que prestaremos.

Para poder saber más sobre éste tema y no repetirme te recomiendo leer el siguiente post:

La Ubicación de tu peluquería, aspectos a tener en cuenta.

Punto 2 – La inversión de capital

Cuando comenzamos un proyecto es muy importante saber con los recursos que contamos.

Hay muchos compañeros a los que se les nubla la mente con lo que van a poder hacer con ese dinero y se lanzan a montar un mega salón que luego no podrán rentabilizar.

Para que no te pase esto debes hacer una separación por áreas, sin importar la cantidad de capital.

  • Local (reforma y mobiliario) 35%
  • Producto inicial máximo 5%
  • 1er año de alquiler máximo 10%
  • 1er año de costes salariales 40%
  • Publicidad y marketing 10%

Cómo ves en éstos porcentajes la mitad del capital a invertir es un fondo de reserva para el primer año.

Puede que te valla de fábula desde el primer día y no lo tengas que usar, en ese caso enhorabuena.

Este capital colchón en el banco te habrá generado intereses y sobre todo, tranquilidad.

Y si al tercer año sigues sin usarlo, coge la mitad y aprovecha para reducir la deuda que tienes con el banco.

El resto déjalo, nunca sabes lo que puede pasar.

Para poder calcular los datos te recomiendo usar una hoja de cálculo como la que puedes ver en el siguiente enlace:

PLAN ECONÓMICO PROYECTO DE PELUQUERÍA

Punto 3 – La calidad del servicio a ofrecer

Recientemente he leído un articulo de la revista «TELVA» que me ha llamado mucho la atención y del que te dejo un link:

¿Dónde está la diferencia cuando una peluquería te cobra 300 euros por el tinte en vez de 60?

En el, una redactora de la revista se hace a un trabajo de color y cuenta la experiencia.

Me recuerda mucho a un experiencia gastronómica de lujo, donde el servicio, la atención y la calidad te rodea hasta el más mínimo detalle.

Te has parado ha pensar ¿qué tipo de servicio ofrecerás a tus clientes?

Te vas a guiar por los precios de tu alrededor o realmente evalúas el valor real de tu servicio más allá del coste en producto y recursos.

Evidentemente, si tu idea es abrir un salón de lujo, elige una zona acorde a ello.

De lo que me doy cuenta en este articulo es que la calidad (y el precio) del servicio, va asociado en un 80% al conocimiento de quien lo realiza.

Eso quiere decir que un servicio excelente va unido a una maestría excelente, algo que se logra con formación, continua y excelente.

Por ello, cuando revises los precios, pregúntate por el valor real que estás entregando.

También el hecho de saber de antemano la calidad de servicio que vas ofrecer, te va a guiar hacia la marca o marcas de productos que vas a usar, evalúa: la imagen de la marca, la accesibilidad (si es exclusiva, si está en muchos sitios, si se pueden adquirir sus productos en internet), la formación que te ofrece al comienzo, la formación de reciclaje anual y por último los precios de coste (sin olvidar los tipos de contrato con descuentos y rappel).

Punto 4 – El Equipo que va a entregar el servicio

Una vez que tenemos claros los 3 primeros puntos es hora de lanzarnos a buscar compañeros/as de viaje.

Este es uno de los puntos más importantes, un Equipo bien elegido y liderado es el 80% del éxito de tú negocio.

Ya he escrito varios post sobre el tema, por su importancia pero principalmente por el valor que personalmente doy a los procesos de selección y que veo que, en la mayoría de los casos se limitan a un «cutre anuncio» que suele decir: «Se busca peluquero, jornada completa sueldo a convenir», este sería el más suave de los casos, cuando no lleva faltas de ortografía.

Te recomiendo leer éste post:

10 ejemplos de anuncios mal redactados y como corregirlos

Y luego te quejas de que a los candidatos/as no hay por donde cogerlos.

Al candidato/a hay que enamorarlo desde que redactas el anuncio hasta el día que le dices adiós.

Tengo otros post, pero te recomiendo que leas los siguientes:

Equipo 1ª parte: Definiendo los puestos.
Equipo 2ª parte: preparando el material
Equipo 3ª parte: anuncio, criba, entrevista, selección y prueba.

Algo que, aunque suene duro, es así, tu Equipo es el mayor activo del Salón después de ti, pero no te debe de temblar la mano si has de despedir a quien no vale. No dudes en eliminar del Equipo a quien no aporte, porque al final acabará restando calidad y te estropeará al resto del Equipo.

Por ello yo recomiendo, desde el principio guardar, todos los meses, un 10% del monto de sueldos en una cuenta separada, este dienro te va a pagar los costes del despido sin afectar a tu patrimonio.

De ésta manera no será difícil mantener el Equipo productivo y saneado en el tiempo.

Y si consigues no tener que usarlo será un premio a tu saber hacer y al liderazgo que ejerces sobre ellos, en este caso mi enhorabuena.

Recuerda adecuar los costes salariales a las previsiones de facturación, nunca deben ser superiores al 40/45% del monto total.

Algo que no hay que descuidar y que se debe planificar y ejecutar con mucha cabeza es la contratación de familiares, ya sean directos o indirectos.

Al haber una relación más allá de la puramente laboral se pueden, y normalmente pasa, confundir los derechos y obligaciones para y por el trabajo.

Por ello yo te recomiendo elaborar por escrito, más a que a con otros colaboradores, las obligaciones y la características que debe tener para ser contratado/a.

El mundo de la empresa familiar es eso «un mundo» y dará para escribir otros post.

Pero si tienes un problema urgente sobre el tema escríbeme, lo vivo y lo he vivido, además me formé en ello, hice un máster sobre empresas familiares y te puedo guiar en el proceso.

Punto 5 – ¿Cómo te vas a dar a conocer?

Si has elegido una calle céntrica, por donde pase gran cantidad de tú publico a diario tienes una gran baza ganada, siempre que des la imagen adecuada que quieres trasmitir.

Si es una peluquería «LowCost» da imagen «LowCost» y al contrario si es una salón que vende lujo da sensación de lujo, estoy cansado de ver salones que parecen una cosa y luego son otra. Luego preguntan ¿cómo no me funciona el negocio? Imagina una pescadería que parezca desde fuera una tienda de informática…

Si no es el caso de que tu salón esté en zona de paso, o cómo método de apoyo deberás promocionarte en medios locales y sobretodo en internet.

En mi opinión lo mejor es que te apoyes en una profesional del Marketing o una agencia para que te lo lleve, pero si quieres llevarlo tú te recomiendo ésta herramienta:

Plan y calendario de marketing para peluquería

También es muy recomendable que te conozcan los comercios de la zona, sería bueno presentarse a ellos e invitarles a la inauguración (propietarios y trabajadores de los comercios) y a probar los servicios de ofreces (gratis la primera vez y con descuentos las siguientes), esto te dará publicidad boca a boca y una fuerte afluencia de la zona.

Hacer jornadas de puertas abiertas en las que enseñes tus instalaciones, presentes al Equipo y ofrezcas algún regalo suele funcionar muy bien.

Invita a tus primeros clientes a traer algún/a amigo/a y de esa manera obtener un descuento para las dos en los servicios que se realicen.

Punto 6 – Diseña un plan de ejecución y no te salgas de el,… o si :-)

Tan necesario como tener las cosas claras es escribirlas y que sigan igual de claras.

Esto es una máxima que que siempre tengo en cuenta en mis proyectos, plasmar las ideas en palabras y números.

En la cabeza todo es fácil y alcanzable, pero cuando se pasa a papel y le ponemos masa todo es distinto.

Hacer números y que salgan es toda un aventura que no te querrás perder.

Empieza describiendo punto por punto como quieres que sea el salón, puedes buscar imágenes en internet, imprímelas y pégalas, no te lo he dicho pero éste ejercicio lo mejor es hacerlo en papel y escribiendo a mano.

La fuerza que se plasma escribiendo a mano no la vas a tener con un teclado y un ordenador.

Describe minuciosamente lo que quieres conseguir, tan minucioso como te sea posible.

Describe quien quieres que sea tu cliente, incluso con nombre y apellidos.

Como quieres que sea el ambiente y describe las cualidades que quieres tenga tu Equipo.

Cuando ya no puedas aportar más detalles es el momento de cuantificar, calcula que te costaría conseguir eso (económicamente hablando).

Y qué recursos profesionales necesitas, arquitecto, financiero, marketing, decorador, formación, …

Ahora que sabes cuanto y a quién necesitas a tu lado realiza un mapa de cómo conseguirlo todo, paso a paso y recuerda que no todo es necesario pagarlo con dinero, puedes conseguir colaboraciones, te sorprendería lo que la gente está dispuesta a colaborar si le planteas un proyecto atractivo y apasionante.

Una vez hecho esto, ponte en acción y disfruta el proceso.

¿Necesitas ayuda? Cuéntame como puedo ayudarte

 

¿Te ha resultado útil el post? Déjanos tu comendatario.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Mucho se puede hablar sobre si el negocio de peluquería es rentable, pero los datos hablan por sí mismos.

Cada vez vemos más aperturas de peluquerías a nuestro alrededor y suelen mantenerse abiertas.

O hay muchos emprendedores inconscientes o bien tiene rentabilidad.

Podemos matizar que muchos de los peluqueros o empresarios que lo hacen, abren sin un proyecto claro de negocio.

La peluquería es un sector con un margen de beneficio muy ajustado, en gran medida por los altos costes salariales que tiene que soportar.

En consultorías que he tenido con empresarios e inversores que vienen de otros sectores, vemos en los planes de negocio que, el beneficio neto no llega en la mayoría de los casos a superar el 20% de la facturación.

Lo cual tampoco es malo, piensa que habitualmente el propietario/a es peluquero/a, por lo que además del beneficio tendrá un sueldo todos los meses.

Pero por más que se hagan números, hay que tener en cuenta que el volumen de facturación es aportado por los servicios prestados por nuestros empleados y que llegado a un punto, para subir ésta facturación necesitaremos de más mano de obra.

También hay limitaciones físicas, el salón tiene un número de tocadores y lavabos.

Para entregar un buen servicio el cliente ha de estar cómodo y no apiñado.

Y limitaciones de tiempo, los servicios técnicos llevan un tiempo de ejecución y reposo que prácticamente son inamovibles.

Cuando entro en un proyecto nuevo, antes de nada preparo una hoja con los beneficios que se esperan obtener y si no consigo sacar unos números aceptables recomiendo no seguir adelante.

Otra cosa es cuando entras en un proyecto con historia y que contactan conmigo porque «no me salen los números».

Esto es así en u 80%, como he comentado al principio, por una falta de planificación inicial.

No quiere decir que no se pueda arreglar y reorientar el negocio, en la mayoría de los casos tiene solución.

Pero hay otros casos que lo mejor es, si se puede, cerrar y comenzar de nuevo desde cero en otro sitio.

Si no hacemos esto último, correrás el riesgo de convertir tu negocio en un salón de peluquería zombi, que acabará comiéndose tú patrimonio.

Puntos a revisar en tu proyecto para analizar la rentabilidad

Revisa estos puntos de tu salón y observa lo que pasa, a veces sacar un mínimo de rentabilidad es más fácil de lo que parece.

Punto 1 – Ubicación, o lo que es lo mismo, ¿dónde está o donde quieres abrir la peluquería?

La localización de nuestra peluquería es un factor determinante a la hora de calcular la facturación futura del negocio.

También el tamaño del local.

Un local en una calle de mucho paso va a ayudarnos a que nuestr@s clientes nos conozcan y que todo aquel que pase por delante se convierta en un cliente potencial.

El tamaño del local va a determinar la cantidad de público que podamos llegar a atender, así como la variedad de servicios que prestaremos.

Para poder saber más sobre éste tema y no repetirme te recomiendo leer el siguiente post:

La Ubicación de tu peluquería, aspectos a tener en cuenta.

Punto 2 – La inversión de capital

Cuando comenzamos un proyecto es muy importante saber con los recursos que contamos.

Hay muchos compañeros a los que se les nubla la mente con lo que van a poder hacer con ese dinero y se lanzan a montar un mega salón que luego no podrán rentabilizar.

Para que no te pase esto debes hacer una separación por áreas, sin importar la cantidad de capital.

  • Local (reforma y mobiliario) 35%
  • Producto inicial máximo 5%
  • 1er año de alquiler máximo 10%
  • 1er año de costes salariales 40%
  • Publicidad y marketing 10%

Cómo ves en éstos porcentajes la mitad del capital a invertir es un fondo de reserva para el primer año.

Puede que te valla de fábula desde el primer día y no lo tengas que usar, en ese caso enhorabuena.

Este capital colchón en el banco te habrá generado intereses y sobre todo, tranquilidad.

Y si al tercer año sigues sin usarlo, coge la mitad y aprovecha para reducir la deuda que tienes con el banco.

El resto déjalo, nunca sabes lo que puede pasar.

Para poder calcular los datos te recomiendo usar una hoja de cálculo como la que puedes ver en el siguiente enlace:

PLAN ECONÓMICO PROYECTO DE PELUQUERÍA

Punto 3 – La calidad del servicio a ofrecer

Recientemente he leído un articulo de la revista «TELVA» que me ha llamado mucho la atención y del que te dejo un link:

¿Dónde está la diferencia cuando una peluquería te cobra 300 euros por el tinte en vez de 60?

En el, una redactora de la revista se hace a un trabajo de color y cuenta la experiencia.

Me recuerda mucho a un experiencia gastronómica de lujo, donde el servicio, la atención y la calidad te rodea hasta el más mínimo detalle.

Te has parado ha pensar ¿qué tipo de servicio ofrecerás a tus clientes?

Te vas a guiar por los precios de tu alrededor o realmente evalúas el valor real de tu servicio más allá del coste en producto y recursos.

Evidentemente, si tu idea es abrir un salón de lujo, elige una zona acorde a ello.

De lo que me doy cuenta en este articulo es que la calidad (y el precio) del servicio, va asociado en un 80% al conocimiento de quien lo realiza.

Eso quiere decir que un servicio excelente va unido a una maestría excelente, algo que se logra con formación, continua y excelente.

Por ello, cuando revises los precios, pregúntate por el valor real que estás entregando.

También el hecho de saber de antemano la calidad de servicio que vas ofrecer, te va a guiar hacia la marca o marcas de productos que vas a usar, evalúa: la imagen de la marca, la accesibilidad (si es exclusiva, si está en muchos sitios, si se pueden adquirir sus productos en internet), la formación que te ofrece al comienzo, la formación de reciclaje anual y por último los precios de coste (sin olvidar los tipos de contrato con descuentos y rappel).

Punto 4 – El Equipo que va a entregar el servicio

Una vez que tenemos claros los 3 primeros puntos es hora de lanzarnos a buscar compañeros/as de viaje.

Este es uno de los puntos más importantes, un Equipo bien elegido y liderado es el 80% del éxito de tú negocio.

Ya he escrito varios post sobre el tema, por su importancia pero principalmente por el valor que personalmente doy a los procesos de selección y que veo que, en la mayoría de los casos se limitan a un «cutre anuncio» que suele decir: «Se busca peluquero, jornada completa sueldo a convenir», este sería el más suave de los casos, cuando no lleva faltas de ortografía.

Te recomiendo leer éste post:

10 ejemplos de anuncios mal redactados y como corregirlos

Y luego te quejas de que a los candidatos/as no hay por donde cogerlos.

Al candidato/a hay que enamorarlo desde que redactas el anuncio hasta el día que le dices adiós.

Tengo otros post, pero te recomiendo que leas los siguientes:

Equipo 1ª parte: Definiendo los puestos.
Equipo 2ª parte: preparando el material
Equipo 3ª parte: anuncio, criba, entrevista, selección y prueba.

Algo que, aunque suene duro, es así, tu Equipo es el mayor activo del Salón después de ti, pero no te debe de temblar la mano si has de despedir a quien no vale. No dudes en eliminar del Equipo a quien no aporte, porque al final acabará restando calidad y te estropeará al resto del Equipo.

Por ello yo recomiendo, desde el principio guardar, todos los meses, un 10% del monto de sueldos en una cuenta separada, este dienro te va a pagar los costes del despido sin afectar a tu patrimonio.

De ésta manera no será difícil mantener el Equipo productivo y saneado en el tiempo.

Y si consigues no tener que usarlo será un premio a tu saber hacer y al liderazgo que ejerces sobre ellos, en este caso mi enhorabuena.

Recuerda adecuar los costes salariales a las previsiones de facturación, nunca deben ser superiores al 40/45% del monto total.

Algo que no hay que descuidar y que se debe planificar y ejecutar con mucha cabeza es la contratación de familiares, ya sean directos o indirectos.

Al haber una relación más allá de la puramente laboral se pueden, y normalmente pasa, confundir los derechos y obligaciones para y por el trabajo.

Por ello yo te recomiendo elaborar por escrito, más a que a con otros colaboradores, las obligaciones y la características que debe tener para ser contratado/a.

El mundo de la empresa familiar es eso «un mundo» y dará para escribir otros post.

Pero si tienes un problema urgente sobre el tema escríbeme, lo vivo y lo he vivido, además me formé en ello, hice un máster sobre empresas familiares y te puedo guiar en el proceso.

Punto 5 – ¿Cómo te vas a dar a conocer?

Si has elegido una calle céntrica, por donde pase gran cantidad de tú publico a diario tienes una gran baza ganada, siempre que des la imagen adecuada que quieres trasmitir.

Si es una peluquería «LowCost» da imagen «LowCost» y al contrario si es una salón que vende lujo da sensación de lujo, estoy cansado de ver salones que parecen una cosa y luego son otra. Luego preguntan ¿cómo no me funciona el negocio? Imagina una pescadería que parezca desde fuera una tienda de informática…

Si no es el caso de que tu salón esté en zona de paso, o cómo método de apoyo deberás promocionarte en medios locales y sobretodo en internet.

En mi opinión lo mejor es que te apoyes en una profesional del Marketing o una agencia para que te lo lleve, pero si quieres llevarlo tú te recomiendo ésta herramienta:

Plan y calendario de marketing para peluquería

También es muy recomendable que te conozcan los comercios de la zona, sería bueno presentarse a ellos e invitarles a la inauguración (propietarios y trabajadores de los comercios) y a probar los servicios de ofreces (gratis la primera vez y con descuentos las siguientes), esto te dará publicidad boca a boca y una fuerte afluencia de la zona.

Hacer jornadas de puertas abiertas en las que enseñes tus instalaciones, presentes al Equipo y ofrezcas algún regalo suele funcionar muy bien.

Invita a tus primeros clientes a traer algún/a amigo/a y de esa manera obtener un descuento para las dos en los servicios que se realicen.

Punto 6 – Diseña un plan de ejecución y no te salgas de el,… o si :-)

Tan necesario como tener las cosas claras es escribirlas y que sigan igual de claras.

Esto es una máxima que que siempre tengo en cuenta en mis proyectos, plasmar las ideas en palabras y números.

En la cabeza todo es fácil y alcanzable, pero cuando se pasa a papel y le ponemos masa todo es distinto.

Hacer números y que salgan es toda un aventura que no te querrás perder.

Empieza describiendo punto por punto como quieres que sea el salón, puedes buscar imágenes en internet, imprímelas y pégalas, no te lo he dicho pero éste ejercicio lo mejor es hacerlo en papel y escribiendo a mano.

La fuerza que se plasma escribiendo a mano no la vas a tener con un teclado y un ordenador.

Describe minuciosamente lo que quieres conseguir, tan minucioso como te sea posible.

Describe quien quieres que sea tu cliente, incluso con nombre y apellidos.

Como quieres que sea el ambiente y describe las cualidades que quieres tenga tu Equipo.

Cuando ya no puedas aportar más detalles es el momento de cuantificar, calcula que te costaría conseguir eso (económicamente hablando).

Y qué recursos profesionales necesitas, arquitecto, financiero, marketing, decorador, formación, …

Ahora que sabes cuanto y a quién necesitas a tu lado realiza un mapa de cómo conseguirlo todo, paso a paso y recuerda que no todo es necesario pagarlo con dinero, puedes conseguir colaboraciones, te sorprendería lo que la gente está dispuesta a colaborar si le planteas un proyecto atractivo y apasionante.

Una vez hecho esto, ponte en acción y disfruta el proceso.

¿Necesitas ayuda? Cuéntame como puedo ayudarte

 

¿Te ha resultado útil el post? Déjanos tu comendatario.

Tiempo de lectura: 2 minutos

En primer lugar darte las gracias por estar ahí, leyendo y siguiendo nuestro Blog.

Sin tu apoyo esto no sería posible.

Es el momento de hacer una reflexión del año 2016

Estamos a punto de comenzar un año nuevo, es un momento de gran energía donde psicológicamente podemos hacer borrón y cuenta nueva.

Si lo sabemos aprovechar, es el momento de implantar cambios, tanto en nosotros mismos como en nuestro entorno.

Y para aprovecharlo, estos cambios no han de ser demasiado bruscos, es un comienzo, pero debemos marcarnos metas e intentar acometerlas de una manera pausada y programada.

Es el momento de analizar cómo nos ha ido el año, que hemos hecho y cómo podemos mejorar.

Es el momento de hacernos preguntas y buscar nuestras respuestas.

En el caso de tu salón te puedo recomendar algunas preguntas, ahora coge papel y lápiz para apuntar las respuestas.

  • ¿Qué has conseguido en 2016?
  • ¿Es realmente lo que querías?
  • ¿Quién toma las decisiones? Tú o las circunstancias.
  • ¿Es realmente lo que querías?
  • Quédate sol@ en el salón cuando ya no quede nadie, mira a tu alrededor y reflexiona.
    ¿Te gusta lo que ves?
  • ¿Quién te acompaña en tu negocio?
  • ¿Es tu Equipo ideal?

No te limites a estas preguntas, piensa, seguro que tienes más en mente.

Y si no se te ocurre ninguna, mira éste post, lo leí hace tiempo, pero son preguntas para hacerse todos los años:

50 preguntas que te liberarán.

Muchas de las preguntas son dolorosas y responderlas con la verdad es duro, pero en ello está el crecimiento.

Estar leyendo éste post dice mucho de ti, significa que buscas un cambio, que no estás agusto donde estas.

Por ello te doy la enhorabuena, perteneces al 10% de la población mundial que se mueve en lugar de ser arrastrado por la corriente.

Y estás en el momento adecuado para ello.

¡A por ello! ¡El futuro es tuyo!

Nuestra reflexión del año 2016

Este ha sido un año increíble para nosotros, arrancamos un proyecto largamente gestado y en el que teníamos mucha ilusión.

Conseguimos ayudar a muchos compañer@s directamente y esperamos que a muchos otros a través de nuestros post.

Pero el año que entra va a ser increíble.

Tenemos ya en marcha la segunda fase de Entre Peines y Números.

De ello te hablaremos pronto y estamos convencidos que no te dejará indiferente.

Hay nuevas incorporaciones al Equipo, que os iremos presentando poco a poco y a quienes iréis conociendo a través de sus post.

Una Universidad online y cursos presenciales.

DESDE EPYN TE DESEAMOS UN FELIZ AÑO 2017 LLENO DE ÉXITOS E ILUSIONES CONSEGUIDAS

 

Reflexión del año y propósito para el año nuevo

Una reflexión del año pasado nos ayuda a conseguir nuestros propósito del año nuevo

 

 

 

Tiempo de lectura: 2 minutos

Tu Comercial puede ser tu Aliado

Tu comercial, ese ser humano que viene todos los meses a visitarte, es verdad que muchas veces no en el mejor momento, puedes verle como una molestia pero piensa que su objetivo principal es que a ti te valla bien, que trabajes mucho y vendas un montón, sobretodo de sus productos ;-)

Muchas veces lo vemos como una molestia porque nos recuerda como nos va, el viene a vendernos y nosotros no podemos comprarle…

¿Por qué?

Muy sencillo, no tenemos suficiente trabajo, por ello no gastamos y como «la venta» nos parece algo que no va con nosotros y que nos da grima tocar, tampoco vendemos.

La preciosa estantería que tenemos en el salón y que nos regaló nuestro Socio comercial, sólo sirve para acumular polvo y producto que se desfasa día a día (más adelante hablaremos sobre la rotación de producto de venta, ahora solo te dejo un consejo, si un producto está más de dos meses en la estantería o el almacén, sin reponer, te está costando dinero).

Tu comercial, de la marca que sea, está deseoso de ofrecerte información muy valiosa y un apoyo incondicional para que tu triunfes, porque su éxito depende de ti y su sueldo también.

Es verdad que hay alguno que lo único que pretende es hacerte una venta y llenarte el almacén hasta los topes, pero a ésta mala gente y mal profesional se le ve venir.

Tu comercial viene con los bolsillos llenos de buenas ideas, de datos, de merchandising con el que puedes potenciar tus ventas y sobretodo con un paquete de Formaciones que te harán crecer como Profesional y como ser humano.

Ahora cuando vuelva a visitarte, recuerda éste post y mírale con otro ojos.

¡Aprovechate de él! lo está deseando… :-D

Me encantaría conocer tu experiencia, buena, mala o regular con tu o tus comerciales, déjanos tus comentarios, es importante compartir para crecer. Solo te pido un favor, vamos a intentar expresar nuestras opiniones sin nombres propios, ¡Gracias Compañer@!

 

Tiempo de lectura: 3 minutos

Es algo de lo que todo el mundo habla y es realmente importante tenerlo definido en nuestro Negocio. Nos ayuda a enfocarnos en nuestros objetivos y en la toma de decisiones.

Pero, ¿qué es y cómo lo hago?

Bien, ¿qué es? es fácil de explicar, en definitiva, qué quiero, cómo lo voy a hacer y que reglas me voy a marcar para conseguirlo.

En primer lugar, ¿qué quiero conseguir?, ¿ser un referente en mi localidad, provincia a nivel nacional o mundial?, éste es un paso primordial para saber hacia donde me dirijo, puede ser un ejercicio de reflexión personal o con mis soci@s, pero imprescindible.

Una vez realizados nos va a marcar pautas de conducta, a nosotros y a nuestro Equipo, que redundará en un ahorro de tiempo y de conflictos.

Un método fantástico para definirnos ,con el que me quedé, de un genial curso de Kiko Medina fue identificarnos con una marca de coches, ¿quién no sabe algo de coches?

¿Con qué marca te identificas?

  • Un Mercedes?, buenas calidades, lujo, comodidad, seguridad, clásico,…
  • Un Porche?, moderno, deportivo, exclusivo,…
  • Un Seat?, moderno, gama media, económico, popular,…
  • Un Hunday?, moderno, juvenil, low cost,…

Seguro que sabes y hay muchos más, dale a la cabeza y busca tus cualidades para visualizarte.

Una vez que tengas definido tu tipo de salón polo en una frase, por ejemplo:

Visión: «Ofrecer un salón de lujo, con un gran producto y  servicio exclusivo» o bien «Un tipo de peluquería familiar y cercana con calidad y precio asequible»

Visualiza cada frase, una vez que tengas la tuya has de poder visualizarla.

Ya tenemos nuestra Visión, hemos decidido que va a ser: «Un tipo de peluquería familiar y cercana con calidad y precio asequible», ahora a través de la Misión y también muy resumido, vamos a ver el marco en el que vamos a jugar.

Queremos que el Cliente se sienta como en su casa cuando venga a vernos, con la seguridad que va a conseguir unos productos y servicios de calidad, pero que no se va a llevar un susto cuando pague la cuenta.
Para crear el ambiente familiar vamos a tener servicios adecuados para todas las edades y también para caballeros, de ésta manera podrán venir hijos y maridos al salón.

Solo nos queda definir los Valores

Estas son las reglas del juego el «¿Cómo lo voy a hacer?», nos va a marcar el camino a la hora de tomar decisiones. Para ello me ha encantado como expresa Juan José Díaz en su post «5 pasos para definir los valores de mi empresa»  la manera de hacerlo, pincha en el link para verlo.

Como ejemplo de Valores éstos podrían ser:

  1. Excelencia en el Servicio
  2. Honestidad en la recomendación de Servicios/Productos
  3. Limpieza y Orden
  4. Especialización
  5. Puntualidad

Para poder llegar a éstos Valores es fundamental, como dice Juan José Díaz, hacer un análisis de los hábitos, tanto positivos como negativos que vemos en nuestro Equipo. Según mi experiencia es bueno hacer éste ejercicio tanto entre el Equipo directivo (aunque seamos nosotros solos) y entre nuestros colaboradores, en el caso de los colaboradores y para favorecer un diálogo sin presiones, puedes nombrar un interlocutor y dejarles solos que lo analicen.

Un Ejemplo puede ser la siguiente tabla:

 

Hábitos + Hábitos –
Curiosidad Charlas entre Compañeros
Limpieza Fumar en la puerta
Calidad Desinterés por innovar
Atención Pasividad por los resultados de los trabajos
Honestidad Todos éstos hábitos negativos podemos
Imparcialidad englobarlos en una palabra: «DESIDIA»

Es importante tener claros los hábitos del Equipo, potenciar los positivos e intentar erradicar los negativos no va a acercar a nuestra Visión y nos va a facilitar la Misión.

Puede ser un ejercicio duro, el auto análisis siempre lo es, pero créeme, es imprescindible.