Positividad, peluquería, peluquera, peluquero

Cuando intentas mejorar y los mediocres se intentan aprovechar

Si eres Propietario o Propietaria de un Salón de peluquería y llevas un tiempo seguro que te sentirás identificad@ con ésta historia, porque a quién más o quién menos le ha pasado.

Mimas a tu Equipo, intentas que mejoren, tanto en lo profesional como en lo personal.

Preocupándote de que cobren puntualmente (y tu cobres tarde, mal o nunca), tengan una formación continua, que les cuadren las vacaciones (aunque a ti no) y que si necesitan algún día “para cualquier cosa” que no puede hacer en su día libre, se lo das.

Y el día menos pensado te hacen la zancadilla.

Este post no va dirigido a esos propietarios que intentan aprovecharse de sus empleados en su beneficio, si no en los que tratan a su Equipo como hij@s.

Ese es el caso en mi negocio, una peluquería familiar, negocio que montaron mis Padre a finales de los 60s y que todavía sigue dando guerra.

Yo siempre he visto como han tratado mis Padres a quienes trabajan y han trabajado con nosotros.

Cómo en las diferentes crisis, he incluso faltándonos en casa, todo el mundo cobraba a primero de mes.

Ellos me han enseñado que eso es sagrado.

También he visto como algunos les han estafado, robado e incluso menospreciado y difamado.

Porque cuando alguien a quién has formado y dado todo, desde que salió de la academia, te intente machacar, no por algo que has hecho, si no con premeditación y alevosía, duele.

Cuando intentas levantar un negocio mes a mes y haces cambios para motivar a la gente a crecer y como no, a ganar más.

Bien ese es un caso extremo, pero pasa, si eres nuevo en el negocio quizá aun no, pero te pasará y en la mayoría de los casos, esto llega por un problema de comunicación con el Equipo.

Cuando falla éste pilar del negocio “la comunicación”, hay que pensar que todos somos humanos y que el agradecimiento es efímero cuando atenta contra los intereses propios en la mayoría de los casos.

No quiero disculpar a nadie, pero aunque duela siempre hay que ponerse en los zapatos del otro/a, quién sabe si en la misma situación no actuaríamos igual (yo no lo haría, pero que cada un@ haga su reflexión).

Y lo digo con conocimiento de causa, un empleado de nuestro salón nos la ha jugado.

Ahora me planteo, ¿llamo a su nuevo trabajo y le cuento lo que nos ha hecho? o lo dejo correr…

Es una decisión difícil, sobre todo cuando esta persona estuvo un año grabando conversaciones (muchas de ellas con la dueña del salón  y sacando fotos a material sensible de la empresa).

Preparando una salida remunerada, la cual espero que se gaste en medicinas.

Y que encima, tu abogado te diga que “negocies” que puede ser peor, porque el Sr. Juez que te ha tocado tira hacia este o tal palo.

Bien pues me asquea el sistema, un sistema que premia la vaguería y el todo por nada.

Y nosotros aquí luchando por sacar un negocio adelante.

Gracias por leer mi reflexión, pues es eso, una reflexión pública que me ayuda a sacar la presión que tengo dentro.

SI tienes tu experiencia, compártela con nosotros en el área de comentarios, seguro que escribirlo y comentarlo te va a quitar parte del “veneno”, porque ya está bien que se lleven nuestro dinero, para que además tengamos que cargar con la mala leche.

Ahora entiendo a los jefes “cabrones”, como me pase esto 2 o 3 veces más, creo que me pasaré al lado oscuro…

Nooo, es broma, soy de la opinión de no generalizar y para bien o para mal me gusta cuidar a las personas que trabajan conmigo 🙂

¡¡¡Gracias de nuevo Amig@s!!!

 

(Visitada 18 veces, 1 visitas hoy)

Tú opinión es importante y tus comentarios ayudan a mejorar a la comunidad de Peluqueros. Gracias por compartir.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.