Los 10 motivos por los que no funciona tu pelu

Los 10 motivos por los que no está funcionando tu Peluquería

Analiza el Éxito de tu Pelu

Constantemente vemos negocios de peluquería que abren y cierran en un corto espacio de tiempo, algunos con una gran inversión en decoración e infraestructura. Salones espectaculares que ya nos gustaría tener para nosotros.

Hay muchas causas por las que éstos salones pueden no funcionar, pero éstas diez abarcan al menos el 80%.

Si al leer te identificas con alguna de ellas, ya tienes una pista para buscar una solución, también puedes esperar al siguiente post para ver las soluciones… 😉

  1. Ubicación del local desacertada (calle de poco transito o alquiler excesivamente alto).

    Un error muy común es buscar el local más por su precio que por su situación, muchas veces es preferible pagar un poco más por un local de más transito que algo menos por un local céntrico pero escondido.Si ésta muy escondido, vamos a tener que gastarnos una fortuna en publicidad para poder captar clientes.También ocurre lo contrario, un local fantástico, muy bien ubicado, de buenas dimensiones y por un precio que nos va a lastrar y a condicionar nuestra facturación.

    No digo que ésta opción no sea viable, simplemente que hay echar muchos números y tener un plan muy estructurado para lanzarse a una aventura de éste calibre.

  2. Falta de Objetivos.

    Hay muchos centros que abren las puertas “a ver que pasa”, no hacen nada para que entren los clientes, piensan que por tener un local bonito y por que ellos lo valen van a llenar desde el primer día.Al pensar así no tienen unos objetivos marcados que les lleven a buscar maneras de conseguirlos, como por ejemplo: “50 clientes el primer mes, 75 el segundo y 250 a partir del 6º mes” o bien “un tiket medio de 35€, cada cliente tenemos que conseguir que se gaste como mínimo 35€ cuando venga ya sea en servicios, vetas o ambos”, otro objetivo puede ser “de cada 5 clientes que entren 3 por lo menos se tienen que cortar”.Hay infinidad de opciones, pero está claro que si no te marcas ninguna, tampoco la vas a conseguir.

  3. No tener un plan Económico-Financiero o un Presupuesto (no, ésto no es solo para las grandes empresas).

    No se ve en nuestros negocios éstos planteamientos, creemos que por nuestro tamaño no lo necesitamos y estamos muy equivocados.Si no sabes de cuanto dinero dispones para gastar es muy probable que gastes de más, en nuestro tipo de negocio es muy normal que haya siempre metálico disponible para hacer pequeños gastos, los cuales si no los controlamos nos van a dar un buen quebradero de cabeza a fin de mes, cuando tengamos que pagar impuestos, nóminas o alquiler, por ejemplo.

  4. Nivel de formación del propietario baja.

    Aunque ésto nos cueste admitirlo, hay muchos propietarios de salones con una formación mediocre y que además piensan que son un pozo de sabiduría y no tienen nada que aprender.

  5. Nivel de formación del Equipo bajo.

    La formación del Equipo es más importante que la elección del producto a utilizar en nuestros salones, no se le da importancia y eso, a parte de motivar que no vuelvan los clientes, nos va a generar ansiedad al ver que tenemos que terminar haciendo nosotros todo el trabajo y que no podemos delegar.

  6. Mala elección del Equipo.

    Otras veces, por ahorrar dinero o por desconocimiento no contratamos a las personas idóneas para los puestos a cubrir, ésto nos va a repercutir a la larga en el servicio entregado.

  7. No tener ninguna propuesta de valor que nos diferencie de la competencia.

    ¿Qué haces mejor? ¿En qué destacas? ¿Es el color, los recogidos, el corte,…? Seguro que hay algo en lo que eres Experto, pues entonces ¿Porqué no lo gritas a los cuatro vientos? y si no encuentras nada, eso sería raro raro, fórmate en el área de la peluquería que más te apasione.

  8. No tener un plan de precios. (precios baratos con un servicio exclusivo = quiebra).

    Un plan de precios te ayuda a seleccionar la clientela que entra a tu salón y te limita a la hora de entregar tu producto. Lo primero es saber tus costes por servicio.Para establecer el margen lo que has de hacer es analizar varios factores (seguro hay más, pero con éstos te vale), la zona en la que ésta el salón (sobretodo el nivel económico), los precios de la competencia (no de toda, solo de aquella a la que van las clientas que tu quieres tener en tu salón) y por último lo más importante, en cuanto valoras tu trabajo.Por último un favor personal, por favor, no tires lo precios, no es bueno para ti ni para la profesión.

  9. Publicidad y Comunicación mal dirigida o inexistente.

    Éste es un coste tan imprescindible como el agua o la luz y muchas veces lo ignoramos, ¿cómo va a saber nuestro cliente qué hacemos o dónde estamos si no lo mostramos en algún sitio donde pueda verlo?Tenemos que tener un mensaje claro y repetirlo con una frecuencia constante, eso quiere decir que no hay que hacer publicidad por impulso o cuando vemos que baja la caja, hay que hacer un plan anual y tener un presupuesto asignado, independientemente de la caja, ésto solo se puede cambiar, si la caja sube, invierte más en publicidad y ¡se disparará!

  10. No tener un perfil de cliente e intentar hacer a todo.

    Cuando antes aceptemos que nuestros servicios no son para “todo” el mundo antes empezaremos a despegar.Tenemos que dejar de decir que si a todo lo que nos piden, hay veces que veo que se hacen trabajos infracobrados porqué nos da vergüenza cobrar lo que se deberíaHemos de ser conscientes que no todo el mundo puede pagar lo que cobramos por un servicio excelente o que hay gente con un estilo muy diferente al que entregamos en nuestro salón y con el que nos sentimos a gusto.

Éstos punto están muy resumidos, por ello los desarrollaremos como se merecen en futuros post.

Suscríbete y no te pierdas ninguno, también tenemos el curso del 12 de junio, aun quedan plazas ¿te lo vas a perder?

(Visitada 190 veces, 1 visitas hoy)

Tú opinión es importante y tus comentarios ayudan a mejorar a la comunidad de Peluqueros. Gracias por compartir.